MUNDIAL BALONMANO FEMENINO

Guerreras a la carga

La Selección inaugura hoy en Torrevieja el Mundial de España ante Argentina (20:30, Teledeporte). Prades ha convencido a sus jugadoras para que disfruten. Sólo habrá un descarte.

0
Las Guerreras posan durante la grabación del spot promocional del Mundial de balonmano femenino de España que comienza hoy en Torrevieja.
J. L. Recio

Las Guerreras llegaron el domingo por la noche a Torrevieja, donde han entrenado el lunes y el martes, lo que han simultaneado con algunos actos oficiales, como la visita al Ayuntamiento. Es una parte más de lo que conlleva jugar "un Mundial histórico en nuestra casa", asegura José Ignacio Prades, que además de ser el seleccionador es alicantino, y por tanto encuentra una responsabilidad mayor.

¿Se siente presionado? Prades dice que no, que ni él ni el equipo: "Sabemos que tenemos una responsabilidad, pero las jugadoras y yo hemos cambiando esa palabra por ilusión. Ese tiene que ser nuestro estado mental al tener la fortuna de jugar en casa".

España debuta esta tarde ante Argentina (20:30, Teledeporte) en un partido adelantado al resto por aquello de ser anfitrión y ser la ceremonia de inauguración de un Campeonato del Mundo complicado.

Cuando la Federación Española solicitó la organización pensaba que era con 24 equipos, pero una vez concedido el Campeonato la Federación Internacional (IHF) lo amplió a 32 selecciones, con el aumento de trabajo de intendencia inesperado.

Pero tras esa sorpresa, la peor llegaría después. Cataluña, con sedes como Granollers y Barcelona, se postulaban como el epicentro del Mundial, con Valencia de colaboradora. "Los problemas y diferencias políticas nos obligaron a buscar otras alternativas", explicaba Paco Blázquez, presidente de la Federación Española de Balonmano. Granollers se ha mantenido como sede de la fase de grupos y de la fase final, y Torrevieja, Llíria y Castellón llegaron a la ayuda gracias a la Fundación Trinidad Alfonso, que ha echado una mano impagable a este Mundial, al que las Guerreras llegan defendiendo su subcampeonato de hace dos años en Japón.

"Creo que podemos hacer algo importante, pero no se trata de ponernos objetivos", decía ayer Alexandrina Cabral, una de las estrellas de la Selección. "Este campeonato es único y unas pocas tenemos la fortuna de disputarlo, queremos que las que estuvieron en la Selección antes de que fuésemos Guerreras también disfruten con nosotras", asegura Carmen Martín, capitana y extremo zurda de España, que se perdió el pasado Mundial de Japón.

Todos los buenos propósitos no pueden ocultar lo necesario: pasar a la segunda fase con cuatro puntos "y luego jugar el pase a cuartos de final presumiblemente con Brasil, Croacia y Japón", mantiene Prades, que ahora sabe que no se puede fallar con Argentina, China y Austria.

"En el Preolímpico ganamos a Argentina, pero es un error centrarnos en ese partido como referencia, porque no llegaba bien al torneo a consecuencia de la pandemia", asegura el seleccionador.

Para esta tarde, Prades tendrá que hacer un descarte, dado que Alicia Fernández sigue lesionada "pero los médicos aseguran que estará bien para la segunda fase".