BÁDMINTON

Los Mundiales de Huelva cruzan los dedos por Carolina

La cita, que se disputará entre el 12 y el 19 de diciembre en el Palacio Carolina Marín con un 40% de público, se presentó en el COE.

Madrid
0
Los Mundiales de Huelva cruzan los dedos por Carolina

Huelva descuenta ya los días para los Mundiales de Bádminton sénior (28 noviembre-4 diciembre) y absoluto (12-19 diciembre) y cruza los dedos para que Carolina Marín, gravemente lesionada en junio de su rodilla izquierda, pueda estar en el Palacio de los Deportes que lleva su nombre. Harto difícil, pues su intención sería disputarlo al 100%.

"Carolina es la Michael Jordan de este deporte, no somos conscientes de su dimensión en Asia", comparó José María Arrabal, director de Deportes de la Junta de Andalucía en la presentación que tuvo lugar en el Comité Olímpico Español. "No se la puede presionar, ella es única e irrepetible. Necesita tranquilidad. Si está para competir y ganar, jugará. Si no, habrá más Mundiales", advirtió el presidente del COE, Alejandro Blanco. Andoni Azurmendi, presidente de la Federación Española, mantiene la esperanza: "Si hay alguien que puede llegar es ella. Es su Mundial, independientemente de que lo juegue o no estará allí. Es una embajadora del deporte y de la ciudad".

"El Mundial es una herramienta para posicionarnos internacionalmente a nivel de turismo", recordó Gabriel Cruz, alcalde de Huelva. El consistorio ha invertido dos millones de euros en la adecuación del pabellón para un evento con una audiencia potencial "de 640 millones de hogares", especialmente en Asia, y un impacto económico global de 238 millones de euros. "La palabra Huelva estará por todo el mundo", recordaron. "El bádminton está entre los cinco deportes más practicados del mundo, aunque España esté en la zona de sombra", expuso Azurmendi.

La competición, que se celebrará en 'modo burbuja', podrá contar con un 40% de público en las gradas y España estará representada en todas las categorías, con los olímpicos Clara Azurmendi y Pablo Abián a la cabeza si Carolina no llega a tiempo.