Antonio García: "En los Juegos he disfrutado como nunca"

"No me contaba con que me llevasen a Tokio, ni tampoco con lo que siento que he aportado al equipo", asegura el lateral del Granollers.

0
Antonio García marcando uno de sus goles en la lucha por el bronce.
José Méndez EFE

Antonio García (37 años) fue la gran sorpresa de la Selección en los Juegos de Tokio. Nunca había estado en la convocatorias de Jordi Ribera, aunque con Valero fue campeón del Mundo (2013) y con Manolo Cadenas plata y bronce en los Europeos. Es decir, un lateral izquierdo con un enorme recorrido, con experiencia en equipos como el Granollers, Ademar, Barça, PSG, Nantes, Pick Szeged...que estaba de regreso a casa para jugar sus últimas temporadas.

"Para mi también fue una sorpresa la convocatoria. Ribera había sido mi profesor en el curso de entrenadores, y cuando me llamóy vi su nombre en el móvil pensé que era por algo del curso. No me lo podía creer", dice el lateral catalán, que para más incertimdumbre para él se lesionó el día que salió la lista fe convocados: "Era el último partido de Liga, y al poco de empezar me lesioné. Tenía quince días para descansar, pero resultaron muy intensos para recuperarme, porque veía que me quedaba fuera de la preparación".

Porque Antonio no contaba con ir a Tokio; sólo con echar una mano en la preparación, hasta que en el último partido de amistoso se lesionó Cañellas, uno de los fijos en las listas de Ribera: "Cuando llegamos al hotel y no estaba, y ya era el final de la preparación, empece a ponerme nervioso, y a decirme, oye, que a lo mejor tienes que ir. Pero me sabe mal porque en 2012 yo me quedé fuera por lesión, algo semejante a lo de Joan. Para mí fue el mayor golpe en mi carrera, y supongo que para Cañellas ha sido igual".

-Es decir, una elección sorpresa de Ribera, y luego le ha dado un resultado magnífico.

-Supongo que Jordi pensaría que podía echar una mano al grupo, pero si antes del campeonato me dicen que esa iba a ser mi aportación, la hubiese firmado a ojos cerrados. No ha sido sólo la medalla, sino lo que he disfrutado, jugando más minutos que nunca en la Selección, partidos de 50, 45, o 40 minutos. Ha sido una experiencia magnífica.

-¿Y ahora otra vez a Granollers?

-Es mi casa, y cuando regresé era porque pensaba acabar ahí. Están muy contentos por esta medalla, y yo creo que puedo servir de ejemplo a los jugadores nacionales, que la puerta está abierta para todos, y en cualquier momento te llega la oportunudad. Es la vida del deportista, altibajos.

-¿Tendrá más oportunidades?

-Mira, cuando me despedí de Jordi Ribera le dije dos cosas, que le estaba enormemente agradecido por estar oprtunidad, y que siempre hasta que me retire estaré a disposición del equipo nacional. Si me llama, bien; si no lo hace, pues nada, tan amigos. Yo me voy muy satisfecho.