RUGBY | DIVISIÓN DE HONOR

La División de Honor de rugby cambia de formato

Para la próxima temporada los 12 clubes se estructurarán en dos grupos, aunque la clasificación será única. Los ocho mejores pelearán por el título.

0
La División de Honor de rugby cambia de formato
FELIPE FERNÁNDEZ DIARIO AS

La División de Honor masculina de rugby cambiará de formato para la temporada 2021-2022, que comenzará el primer fin de semana de octubre. La Asamblea de la Federación Española decidió recientemente aprobar la propuesta de El Salvador y desde el próximo curso los 12 equipos participantes se repartirán en dos grupos durante la primera fase de la competición.

El reparto se realizará en función de los resultados obtenidos en la fase regular de la campaña anterior. En las dos primeras ediciones con el nuevo sistema quedarán encuadrados de la siguiente forma: Alcobendas, El Salvador, Barça, Cisneros, Santboiana y la Vila estarán en el grupo A; el B lo compondrán VRAC, Ordizia, Burgos, Ciencias, Les Abelles y Gernika. En este primer tramo de competición se disputarán 16 jornadas. Cada conjunto jugará diez partidos contra los miembros de su mismo grupo (ida y vuelta) y otros seis contra rivales del otro, tres en casa y tres fuera (estos últimos tendrán lugar en la primera, cuarta, séptima, décima, decimotercera y decimosexta fechas) . Los emparejamientos y la sede de estos últimos se decidirán por sorteo (obviamente los que enfrentarán a conjuntos del mismo grupo también) y el orden se invertirá en la temporada 2022-2023.

Pese a esta división, la clasificación será única y en caso de empates al término de la primera fase se recurrirá al Reglamento de Partidos y Competiciones. Si las escuadras que empatan son del mismo grupo, se aplicará el de ligas a doble vuelta, y si están en grupos diferentes se tendrá en cuenta el de ligas a una vuelta.

Los ocho primeros clasificados al término de las 16 jornadas pelearán por el título en la segunda etapa (la final sería en junio). En cuanto a la promoción de descenso/ascenso, pasará a ser una eliminatoria a ida y vuelta contra el campeón de División de Honor B y el equipo de División de Honor tendrá el factor cancha a favor. Se mantiene invariable la obligación de todos los equipos de la primera categoría de participar en la competición nacional suib-23 y se añade un nuevo compromiso: tendrán que disputar un nuevo torneo de rugby a siete ideado por la FER.

En otro orden de cosas, la clasificación para la Copa del Rey seguirá en principio estructurada en torno a tres grupos de cuatro equipos dentro de la División de Honor. Los primeros de cada grupo jugarán por el trofeo, computando los resultados de la primera vuelta de la competición liguera contra rivales de su mismo grupo. Cada club jugará un partido en casa y otro fuera. Esa es la idea primigenia, pero en el caso de que este sistema no sea aplicable finalmente, se simplificará otorgando la clasificación a los cuatro primeros de la tabla de la División de Honor una vez completada la primera vuelta. Las semifinales serán a partido único y los emparejamientos se decidirán por sorteo. La final mantendrá sus fechas habituales a principios de mayo.

En el aire queda aún la ubicación en el calendario de la Supercopa, pues podría entrar en conflicto con alguna jornada de la SuperCup, competición de nuevo cuño creada por Rugby Europe a la que se adherirán los tres clubes castellanoleoneses de División de Honor (VRAC, El Salvador y Burgos). Esto último se anunciará en una rueda de prensa este miércoles.