BOXEO

Sandor luce, Kerman derrocha garra y el nulo de Gago indigna

Sandor Martín retuvo el Europeo del superligero tras exhibirse. Gago y McDonnell hicieron un polémico nulo y Kerman ganó tras caerse en dos ocasiones.

0
Crónica del Sandor Martin vs Prosper, Kerman vs Smith y Gago vs McDonnell
Matchroom

La velada de Matchroom en Barcelona fue un torbellino de emociones. Hubo de todo. En el combate estelar de la noche, Sandor Martín dio un nuevo recital para retener el Campeonato de Europa del peso superligero. Se impuso, por decisión unánime (119-107, 117-109 y 117-110) a Kay Prosper. El catalán, de 27 años, volvió a mostrar todas sus cualidades para anular por completo al inglés, que quiso ensuciar la pelea como única arma para cambiar el futuro. Con este triunfo, Sandor suma su tercer Europeo y mira muy alto. Puede mirar a los grandes nombres de la división de frente. La oportunidad de hacer un mundial está cada vez más cerca.

La pelea solo tuvo un ritmo: el que marcó Sandor. El campeón era más rápido en defensa y en ataque. Lo evidenció en el segundo round, cuando cazó a Prosper con un crochet. "Queda mucho, hay tiempo", se decía a sí mismo en la esquina. Era verdad. El combate tuvo la misma dinámica: el inglés intentaba cazarle, pero Martín se iba y replicaba con maestría. Defensa de piernas, de cintura, esquivas, guardia arriba... no hubo una faceta que dejase sin probar. El único asalto que Prosper complicó a Sandor fue el octavo. Lo embarulló de tal manera que el español no lució. Fuera de ahí, recital. El aspirante perdió dos puntos por ensuciar la pelea con golpes bajos y en la nuca. La única nota discordante de un pleito en el que queda claro que pese a disputar su pelea número 40 como profesional, el techo de Sandor todavía está lejos. Sigue creciendo en cada combate.

Kerman derrota a Smith tras dos caídas

"Voy a darle guerra", espetó Kerman Lejarraga antes de salir al quinto asalto de su combate contra Jez Smith. El vasco había empezado bien la pelea. Mandando con el jab y en distancia, pero desde el tercero acortó la distancia y ahí sufrió. El inglés le mandó en dos ocasiones (tercer y cuarto round) al suelo con un upper al contragolpe. El segundo le dañó un poco más, pero supo sufrir y seguir adelante. Muchos veían los fantasmas del pasado, pero Lejarraga confió en su mismo y decidió ir con sus ideas hasta el final. "Los gallos siempre mueren en la raya", que dicen en México.

Kerman salió a meter más ritmo y presión, pero con cabeza. "Trabaja en distancia", le pidieron en la esquina. Y lo hizo. Fue sumando castigo a Smith, a quien en el sexto le dejó tocado. Sabía que era el camino y en el séptimo, tras volverlo a cazar, el árbitro paró la pelea. Precipitado para algunos. Lo cierto es que Smith estaba arrugado y no lanzaba golpes. Evitó lo que todos veíamos. Primó la salud y Kerman dio un golpe sobre la mesa: cae y se levanta. Siempre.

Gago y McDonnell hacen un polémico nulo

Indignación es la palabra que mejor define el sentir de la afición española tras el duelo entre Andoni Gago y Gavin McDonnell. El combate terminó con un nulo tras cuatro asaltos (50-46, 48-48 y 48-48). La pelea se paró por un corte del inglés en un cúmulo de despropósitos. Gago provocó la herida en su oponente tras un golpe claro, pero el árbitro mantuvo que había sido por un cabezazo y al consumirse los cuatro primeros asaltos se fue a las cartulinas. El campeón de Europa del pluma, que hacía su primera defensa, dominó los dos primeros asaltos y el cuarto. Solo el tercero (el corte se produjo en el primero) se le pudo escapar.

Gago fue fiel a su estilo. Salió a meter ritmo, mucho, con el cual anuló a McDonnell. El inglés tenía mayor envergadura, pero no supo aprovecharlo y sufrió constantemente. Con el crochet de izquierda, el vasco fue castigando a su oponente. McDonnell no estaba cómodo y se notó. Antes de iniciar el cuarto asalto, el médico "dejó un asalto más" al aspirante. Antes del quinto decidió pararlo. Era un riesgo para su salud. La duda no existía. Parada por golpe, victoria por TKO para Gago. Pero el árbitro sostuvo su error ante la mesa y se leyeron las cartulinas. De traca. El juez inglés vio una pelea totalmente diferente (50-46) y los otros dos (incluido uno español) vieron un empate cuanto menos discutible, pese a ello, su opinión no debería de haber importado. Los ingleses ya han dicho que pedirán una revancha a la EBU. Sería lo suyo, aunque el organismo continental debería actuar de oficio y cambiar el nulo por una victoria de Gago. Lo justo.

En el otro combate de la cartelera estelar, Bernard Torres volvió a impresionar. El púgil noruego (nacido en Tailandia) y que pertenece a la promotora española Maravillabox noqueó en dos asaltos al colombiano Anuar Salas. Se pone con un registro de 14-0 (6 KO) y empieza mirar alto en el peso pluma.