BM Benidorm BM Benidorm
29
FIN
31
Bidasoa Irún Bidasoa Irún

BALONMANO | LIGA SACYR ASOBAL

El Bidasoa consolida en la casa del Benidorm la segunda plaza

En los últimos minutos el equipo alicantino metió presión al cuadro vasco, que tuvo se sudar pese a su ventaja de goles

0
Folqués trata dfe frenar al atacante del Bidasoa.
Edwin Van´t He/ Benidorm

El Bidasoa Irún consolidó la segunda plaza de la competición tras vencer con más apuros de los previstos en su visita a un orgulloso Benidorm que, a pesar de su pésima racha de resultados, nunca se entregó y estuvo a punto de consumar la remontada. El conjunto vasco, que llegó a dominar por seis goles de renta (21-27) a diez minutos del final, vio como el Benidorm sacó fuerzas de flaqueza para recortar diferencias y ajustar el marcador, pero dos tantos de Cavero acabaron por decantar el partido del lado visitante.

El equipo de Fernando Latorre, herido en su orgullo por los últimos resultados negativos, arrancó el encuentro con un punto más de intensidad y acierto que su reciente verdugo en la Copa del Rey. El buen juego benidormense obligó a Jacobo Cuétera, entrenador del Bidasoa, a pedir un tiempo muerto a los nueve minutos, con el marcador (6-3), para frenar la escapada local y despertar a sus jugadores.

El equipo vasco reaccionó de forma inmediata al toque de atención y logró, gracias al acierto del chileno Salinas en el lanzamiento y del pivote Serrano dar un vuelco completo a la situación tras un parcial de 0-4 que obligó a Latorre a parar el partido.

El encuentro entró en una fase de máximo equilibrio que acabaría por romper Aguinagalde en el pivote. La aportación del veterano jugador irundarra fue determinante para que su equipo se marchara al descanso con una mínima renta (13-14).

En la segunda parte, el Bidasoa salió decidido a romper el partido ante las dificultades de los locales en ataque. Latorre lo intentó todo para despertar a su equipo ante un Bidasoa que no perdonó y que fue haciendo camino en el marcador.

El Benidorm, pese a estar seis goles por debajo en el marcador, no se rindió y se situó en varias ocasiones a tres tantos de distancia, pero Bidasoa siempre encontraba en sus pivotes una solución para romper la defensa local.

Un arreón final del Benidorm comprimió el marcador a (26-28) a tres minutos del final, lo que obligó a Cuétara a parar el tiempo. Nolasco llegó a dejar la diferencia en la mínima expresión, pero dos tantos postreros de Cavero sentenciaron el partido.