ATLETISMO

La AMA se defiende de las graves acusaciones por el 'caso Schwazer'

La Agencia Mundial Antidopaje ha rechazado las "gravísimas acusaciones" del juez Walter Poelino, que les acusa de manipular una muestra de orina del marchador italiano.

Alex Schwazer calienta antes de los Mundiales de Marcha por equipos de 2016 en Roma.
MAX ROSSI REUTERS

La Agencia Mundial Antidopaje (AMA) se siente "obligada a defenderse públicamente" de las "gravísimas acusaciones" formuladas contra este organismo por el juez italiano Walter Pelino, que en un decreto le acusa, al igual que al laboratorio de Colonia (Alemania) y a la federación World Athletics, de manipular la orina del marchador italiano Alex Schwazer.

"La AMA está sorprendida de que el juez de instrucción haya considerado oportuno emitir un decreto en el que se formulan estas gravísimas acusaciones sin dar primero a la AMA o a las demás partes una oportunidad adecuada de defenderse", señala la Agencia en una declaración publicada hoy.

"Eso no es un proceso adecuado", añade.

"La AMA rechaza totalmente las acusaciones formuladas contra ella por el juez de instrucción. También lo hará cualquier observador imparcial que esté dispuesto a estudiar objetivamente todas las pruebas", subraya.

Schwazer, de 37 años y campeón olímpico de 50 km marcha en Pekín 2008, dio positivo por EPO antes de los Juegos de Londres 2012 y recibió una suspensión de tres años y medio.

En enero de 2016, cuando se aproximaba el fin de su sanción, World Athletics le sometió a un nuevo control. El laboratorio de Colonia, que examinó la muestra, no apreció ninguna irregularidad. Pero al introducirse sus datos, sin identificar con el nombre de Schwazer, en el sistema del Pasaporte Biológico, el laboratorio de Montreal (Canadá) apreció unos valores irregulares que no se correspondían con su perfil.

Colonia reexaminó la orina con una técnica específica que determinó que encontró testosterona sintética en la muestra. El atleta fue sancionado de nuevo, perdió un recurso ante el TAS y empezó a cumplir una suspensión de ocho años más.

Un juzgado de Bolzano abrió un procedimiento criminal contra Schwazer -en Italia el dopaje es un delito- y la AMA colaboró en la investigación.

Para sorpresa del organismo antidopaje, el juez Pelino concluyó que "una persona no identificada obtuvo en secreto la muestra de un tercero que contenía testosterona sintética, la expuso a rayos ultravioleta para eliminar todo rastro de ADN de ese tercero, la mezcló con la muestra de orina del Sr. Schwazer de enero de 2016 y luego calentó la muestra combinada para aumentar la concentración de testosterona sintética en la mezcla", resume el comunicado de la AMA.

La Agencia asegura que las muestras del marchador siempre fueron transportadas de manera que se protegiera "su integridad, identidad y seguridad" y que el TAS así lo acreditó.

"La muestra de 2016 era anónima", insiste, y ni el laboratorio de Colonia ni el de Montreal sabían que estaban trabajando con la orina de Schwazer.

La AMA no entiende "qué motivación" tendrían estos laboratorios para cometer un acto como manipular la muestra del italiano.

El abogado italiano Angelo Cascella, experto en derecho deportivo, explicó en febrero a EFE, tras el decreto del juez que cerraba la causa penal, que Schwazer podría recurrir su sanción deportiva ante el Tribunal Federal Suizo y, si le va bien, competir en los Juegos de Tokio.

Según el juez, las pruebas se modificaron "en cualquier momento en Stuttgart o Colonia (Alemania), donde se ha demostrado que había tubos de ensayo sin sellar, fácilmente manipulables".

Cascella considera que las muestras se guardaron a una temperatura inadecuada y afirma que llevaban escrito el nombre del pueblo de Schwazer, Racines, "por lo que no eran completamente anónimas".