NATACIÓN

El conflicto irresoluble de la natación española

Cruce de tuits en las redes sociales a raíz de la última convocatoria para el Europeo de Budapest después de la celebración del Nacional en Sabadell.

Natación.
MARK RALSTON

Después de que la Real Federación Española de Natación (RFEN) hiciera pública la lista de convocados para el Europeo de Budapest (mayo), última oportunidad para conseguir la mínima olímpica, las críticas en las redes sociales no han parado de sucederse por la exclusión principalmente de Manu Martos, espaldista que hizo una marca FINA A en los 200 espalda (1:58.05) pero que no acudirá al torneo continental al haber no haber sido campeón de España, al quedar por detrás del ya olímpico Nico García.

Los criterios de selección de la dirección técnica, encabezada por Luis Villanueva y el irlandés Sean Kelly, determinó que irían al Europeo todos los campeones de España. Por eso mismo, el equipo nacional es extenso y reúne hasta 26 nadadores, algunos de ellos acuden con marcas discretas a nivel europeo debido al poco nivel de sus pruebas, como ocurre en los 400 libre y los 200 mariposa femeninos. La RFEN se guardó la opción de respesca, pero solamente ha incluido en esta selección a Alba Vázquez, segunda en los 400 estilos, campeona del mundo júnior.

El primero en mostrar su descontento fue José Romancho, del Mare Nostrum, club al que pertenece el nadador que se quedó solo a 55 centésimas de la mínima olímpica: "Transformar el deporte en matemáticas al menos debería ser para objetivarlo y justificarlo. Cuando ello no ocurre te cargas el deporte. Y tú como deportista te sientes un número". Un mensaje que contó con el apoyo de Hugo González, nadador que ha compitió el pasado fin de semana y que ya estará en los Juegos, quien recintemente comentó que "cuanto mejor trate la federación a sus nadadores, más querremos nadar rápido. Es cuestión de formar equipo/familia como ocurre en universidades de Estados Unidos, donde no competimos para ganar una prueba, sino por y para el equipo".

Los criterios a la hora de seleccionador los equipos y las selecciones siempre levantan ampollas. El año 2019 la RFEN decidió despedir al que fuera director técnico Albert Tubella porque en el Nacional solamente tres nadadores lograron clasificarse para el Mundial. El propio entrenador, a raíz de toda esta polémica, comentó que "cuando un 4,5 es aprobado, cuando todos deben tener premio para evitar frustración, cuando se evitan sufrimientos evitando esfuerzos... cualquier criterio que priorice el rendimiento aquí y ahora y así es impopular. El problema es que en deporte el rendimiento depende de ello".