VELA | COPA AMÉRICA

'El que sale primero, gana' es la máxima de la 36ª Copa América

No hay cambios de guion en el duelo entre el Emirates Team New Zealand y el Luna Rossa. Este sábado han vuelto a repartirse los triunfos y van 3-3.

0
'El que sale primero, gana' es la máxima de la 36ª Copa América
ACE / Studio Borlenghi

Pasan las jornadas en la 36ª Copa América (ya se acumulan tres) y Emirates Team New Zealand y Luna Rossa no son capaces de imponer sus leyes. Este sábado se han vuelto a vivir dos mangas en Auckland y, de nuevo, empate. Neozelandeses e italianos han sumado un nuevo triunfo y el 3-3 ya luce en el marcador de una Copa América que está viviendo uno de los duelos más parejos en los 170 años de historia. Eso sí, esto no evita que se está a un paso de pecar por previsible porque hay una máxima en la presente edición: el que sale primero, gana.

La escasez de viento volvió a ser un incordio para ambos AC75 (en la primera manga se rozaron las condiciones mínimas de 6,5 nudos y no se superaron los 8) y ello provocó que los errores fueran más visibles, y decisivos, que los aciertos. En la primera manga, el Luna Rossa, con Bruni y Spithill, estuvo mejor que el Emirates Team New Zealand en la presalida y se aprovechó un momento de dudas de Peter Burling. Los neozelandeses tardaron en poder subirse a los foils y los italianos obtuvieron 32 segundos de ventaja en la primera puerta. La mayor velocidad en ceñida del Emirates Team New Zealand hizo que en la segunda puerta la distancia se redujera hasta los diez segundos, pero las opciones de remontada se diluyeron cuando el Luna Rossa no falló, trasluchó bien, y subió el 3-2 al marcador cruzando la línea de meta con 18 segundos de ventaja. Gracias a este tercer triunfo, los italianos se convierten en el séptimo Challenger en 170 años en anotar tres puntos o más en una Copa América.

Como sucedió el pasado viernes, la presión por empatar volvía a caer sobre el Emirates Team New Zealand, pero contar con Peter Burling también es garantía de éxito. No se arruga y volvió a responder. También es cierto que en este juego de errores que parece haberse convertido esta Copa América, el Luna Rossa cometió uno definitivo en la salida y el camino hacia el 3-3 fue plácido. No hubo historia después que los italianos se quedaran clavados por culpa del viento y los neozelandeses firmaran una salida a 30 nudos de velocidad. En la primera puerta ya había 51 segundos de distancia entre ambos y fue imposible de detener la hemorragia porque a partir de entonces el Emirates Team New Zealand vislumbró al Luna Rossa con no menos de un minuto de diferencia. Otra cosa habitual en esta Copa América es ver que si los neozelandeses ganan una manga lo hacen con holgura porque en esta última cruzaron la meta con un minuto y 41 segundos de margen. 3-3 y ambos barcos volverán a encontrarse este domingo en el Golfo de Hauraki con el objetivo de intentar romper, por fin, la igualdad.