PIRAGÜISMO

Román Mangas cede el testigo con siete medallas en Juegos

El presidente de la RFEP no se presenta a la reelección. Mañana tendrá sucesor: Javier Hernanz (piragüista olímpico) o Pedro Pablo Barrios (presidente Andaluza).

Román Mangas cede el testigo con siete medallas en Juegos

El presidente de la Federación Española de Piragüismo, Juan José Román Mangas, cerrará 12 años de mandato mañana. No es candidato a la reelección y su sucesor estará entre el piragüista olímpico Javier Hernanz y Pedro Pablo Barrios, presidente de la Andaluza.

Román Mangas deja el cargo con la satisfacción de ver que "todo el trabajo plasmado en los resultados deportivos", logrando "más medallas internacionales de las que hubiéramos soñado en Juegos Olímpicos", ocurrió en Londres 2012 ganando tres, en Río 2016 con cuatro y para Tokio vaticina entre cuatro y seis podios.

Ante la despedida del presidente de la federación que más preseas aportó al medallero español en los Juegos de Río (4), el máximo responsable del COE, Alejandro Blanco, destaca que "los éxitos y la expansión del piragüismo están ahí" y su homólogo de la Federación Internacional de Piragüismo, José Perurena, pronostica para España aún "más medallas" en Tokio que en Río.

Román Mangas pide a su sucesor que "se aproveche el legado del trabajo realizado hasta ahora, que siempre es mejorable", y que piensen "en el futuro sin dejar de mirar al pasado".

El castellano-leonés, campeón del mundo en 1991 en K2 500 y cuarto en los Juegos de Barcelona 92, compitió como palista en Los Ángeles 84, Seúl 88, Barcelona 92 y Atlanta 96; acudió como técnico a Sídney 2000 y lo hizo como presidente en Londres 2012 y Río 2016.
"España mantiene para 2021 las expectativas que tenía en 2020, con muchas opciones en esprint, en eslalon y en paracanoe", ha aseverado el dirigente, que a la pregunta del número de medallas que el piragüismo español puede sumar en Tokio responde: "Me gusta ser ambicioso. Si en Londres conseguimos tres, más una que tenemos pendiente de entregar -bronce reasignado a Sete Benavides en C1 200-, obtuvimos cuatro en Río y, si en Tokio en 2020 deberíamos de haber logrado cinco o incluso alguna más, ahora en 2021 se pueden lograr entre cuatro y seis medallas".

Su balance de tres legislaturas: "Lo bonito es pensar en las medallas internacionales conseguidas en todas las especialidades, así como el conjunto del trabajo realizado con instituciones, clubes y afiliados. También hemos dado grandes pasos en la imagen corporativa, la digitalización, y creando proyectos como el Salón de la Fama o el Sello de Calidad de la RFEP".

De sus tres mandatos destaca en el primero (2009-2012) la "dificultad" de afrontar la complejidad de la gestión nacional e internacional; del segundo (2012-2016) menciona la "expansión" en las relaciones internacionales e institucionales y la "credibilidad obtenida" por los programas deportivos ejecutados, y el tercero (2016-2021) lo recuerda "muy difícil", sobre todo en el último año por la pandemia, que hizo ver "la dificultad para entrenar y mantener el rendimiento" de los deportistas, hasta que los Juegos quedaron aplazados haciendo "imposible cerrar el ciclo con el éxito que pretendíamos en Tokio".

Sobre la gestión económica, valora el apoyo prestado por el CSD, y recuerda que en 2009 encontró una situación "muy precaria" en la Federación Española de Piragüismo, que ha sido "mejorada" mediante un plan de viabilidad que permitió incrementar el presupuesto de 1,5 millones de euros de 2012 a 7 millones en 2019.

Como exdeportista reconoce que la parcela deportiva es la "más satisfactoria" al ver que se consiguen "grandes resultados, con equipos en todas las especialidades que triunfan por el mundo, y que se consiguen más medallas internacionales de las que hubiéramos soñado en los Juegos".