Osasuna Magna Osasuna Magna
3
FIN
4
Levante UD Levante UD

FÚTBOL SALA

Un gol de Rivillos a 9" del final devuelve el liderato al Levante

Osasuna, volcado al ataque con portero-jugador, encajó un gol del madrileño desde su campo. Los granotas, líderes tras la primera vuelta.

0
Un gol de Rivillos a 9" del final devuelve el liderato al Levante
LUD Fútbol Sala

La segunda vuelta de la Primera RFEF Futsal arrancó en el espectacular Pabellón de Anaitasuna bajo la atenta mirada de unos espectadores privilegiados, apenas unos 450, que pudieron disfrutar del bonito espectáculo ofrecido por Osasuna Magna y Levante. En un desenlace de auténtico infarto, los de Diego Ríos se llevaron los tres puntos gracias a un tanto de Mario Rivillos a nueve segundos del final que consumó la remontada (caían por 3-2 a falta de 1:07). Los granotas, pese a tener su mejor día sobre el 40x20, recuperan el liderato en detrimento de Palma Futsal.

Desde el pitido inicial, el dominio correspondió al Osasuna. El conjunto local ató en corto a un Levante falto de fluidez en la elaboración y dispuso de buen número de ocasiones, con diagonales para ganar la espalda de la defensa granota y efectivos bloqueos. No obstante, las intervenciones providenciales de Fede y Asier en ambas porterías dejó el marcador inmóvil hasta los últimos compases del primer acto. En el 12', un desajuste defensivo de los granotas lo aprovechó Wanderson para abrir la lata con un preciso cabezazo en el segundo palo. Justo un minuto después se acabó la alegría: robo de balón de Esteban desde el suelo en área contraria y asistencia a Maxi Rescia, que sólo tuvo que empujarla.

El segundo tiempo fue eléctrico desde la salida de vestuarios. Un intercambio de golpes en el que se anotaron tres goles en dos minutos. Primero, Linhares sorprendió a Fede con un disparo tras saque de banda que se coló entre las piernas del guardameta granota. Acto seguido, tampoco Asier estuvo acertado en el área contraria: mal desvío de un tiro lejano que cazó Esteban en su versión más killer. Pero ahí no quedó la cosa ya que Osasuna cobró otra vez ventaja con Juninho de protagonista: conducción por banda y asistencia en bandeja para que Bynho anotara en el segundo palo.

Locura de final

Todo parecía resuelto en favor del conjunto navarro. El Levante no encontraba soluciones, espeso y sin brillo en la finalización con la ausencia de Pedro Toro. Pero en el fútbol sala todo es posible y en poco más de un minuto quedó demostrado. Vestido con la elástica de portero-jugador, Gallo hizo el empate tras definir en el área un pase filtrado entre líneas. Sólo quedaba 1:07 para el pitido final y Osasuna no quiso conformarse con el empate. El Levante resistió bien agrupado en defensa la superioridad navarra con portero-jugador, hasta que apareció Rivillos a nueve segundos del final para robar y marcar desde su campo con la portería vacía. Victoria que deja al conjunto granota en lo más alto de la tabla con el número de partidos equivalente a la primera vuelta (quedan duelos aplazados) y que rompe una dinámica de siete partidos sin ganar en Anaitasuna (desde el curso 2014-15). Que siga la racha...