THW Kiel THW Kiel
33
FIN
28
Barça Barça

BALONMANO | CHAMPIONS LEAGUE

El Kiel se lleva el título que arruina el año perfecto del Barça

Un equipo azulgrana desconocido se topo con un equipo alemán serio, que no perdió balones pese al riesgo de jugar con siete en ataque

0
Decepción final azulgrana
Christof Koepsel Getty Images

Al año perfecto del Barça le sobró un día, y en el último partido del 2020 se volvió a dejar todo un trabajo bien hecho y sin recompensa: el Kiel le amargó la final de la Champions cumpliendo la máxima de que el señalado como favorito no gana el título. Y además es que no mostró en ningún momento la sensación de disfrutar en el partido, en su única derrota en los 40 encuentros de 2020: 33-28 (19-16).

El Barça de la final no se pareció en nada al de los todos esos partidos. Cuando el equipo azulgrana no corre no es problema si la primera línea funciona, pero si los genios como Mem, como Palmarsson o como Cindric se muestran como mortales, y enfrente hay un rival de tanta entidad, todo cambia. Y eso pasó en la final.

De entrada el héroe Moller esta vez fue un portero vulgar, casi como el resto del equipo. Janc desperdició sus ocasiones, y que de entrada, en su primera actuación Donelec fallase un penalti, ya avisaba de que los hados no eran azulgrana. Otro aspecto, cuando Gonzalo Pérez comenzó a parar, los rechaces que otras veces son de sus despiertos compañeros, esta vez iban alemanas.

Jicha apostó por atacar con siete, por el recambio de un pivote por el portero en ataque. Y esa táctica solo le costó un gol, de Petrus, en todo el partido. Eso significa un dominio del juego, del pase, de buscar a los laterales Sagosen, que antes de los 10 minutos llevaba dos exclusiones y luego le tuvieron que dosificar, y Weinhold. Y además, marcaron más goles de contraataque, con especial consideración al trabajo del pivote Pekeler, en ataque y en defensa, que le valió merecidamente el premio de mejor jugador de la final.

Es el cuarto título de campeón del Kiel el día que jugaba su parrido 300 en la Champions, el tercero desde 2010, y que deja al Barça con la miel en los labios cuando parecía ser el equipo con más merecimientos para ganar un día como el 29 fe diciembre su décimo titulo de campeón, y no se puede decir que se entregase porque Pascual probó todo, desde el 6-0 clásico, al 5-1, a la mixta, a jugar con dos pivotes, pero no, jamás en la hora del encuentro fue el Barça de siempre.,