ATLETISMO

Kilian Jornet se recupera en el hospital tras el abandono por un mareo del reto de las 24 horas

Terminó antes de tiempo el desafío de Kilian Jornet corriendo durante 24 horas en una pista de atletismo. Un fuerte mareo obligó a su retirada. Su equipo confirmó que se recupera en el hospital.

Terminó el desafío de Kilian Jornet con el que aspiraba a completar 24 horas corriendo en una pista de atletismo. Un fuerte y repentino mareo del corredor, según confirmó su equipo a AS, hizo que necesitara asistencia cuando llevaba ya 134 kilómetros acumulados en el cuerpo. La prudencia decantó la balanza y pasadas las diez de la noche se confirmó su retirada del reto. Jornet descansa en un hospital y se espera que haga un comunicado a lo largo del día.

Su equipo envió esta nota hoy antes del final de la prueba: "Kilian Jornet se está recuperando esta mañana tras haberse visto obligado a retirarse anoche del intento de completar las 24h en pista disputadas en Måndalen, Noruega. Después de recorrer 134km (337 vueltas), Kilian se sintió mareado por lo que paró de correr a mitad de una de las vueltas y se sentó en el suelo. Después de recibir asistencia médica en la pista, los profesionales médicos determinaron que había que efectuar más pruebas. Esta mañana Kilian Jornet está reposando en el hospital y hará un comunicado durante el día. Quiere extender sus felicitaciones a otros atletas que siguen compitiendo en la pista y que terminará a las 11am".

Mandalen (Noruega) asistió, en cualquier caso, a toda una exhibición de ritmo. No cayó el récord del lado de Kilian Jornet, pero sus parciales con una zancada ágil y constante, superiores al mejor registro de Yiannis Kouros, sorprendieron. El corredor cubrió la distancia del maratón en 3 horas y 2 minutos. Los 100 primeros kilómetros cayeron en un tiempo de 7 horas y 23 minutos. El abandono llegó en kilómetro 134. Acabó con una media de 4.35 el kilómetro y 337 vueltas.

La prueba continuó con otros cinco corredores en busca del asalto al récord. Concluyeron finalmente tres. Harold Bjerke fue el que más distancia recorrió (232 kilómetros, 580 vueltas) a una media de 6:11 el kilómetro. Al término de la prueba los corredores coincidieron en que las bajas temperaturas mermaron su rendimiento e impidieron finalmente el asalto al récord.