THW Kiel THW Kiel
26
FIN
32
Barça Barça

BALONMANO | CHAMPIONS LEAGUE

Un Barça espectacular pone patas arriba al Kiel en su pista

Portentosa exhibición de Kevin Moller en la portería azulgrana con más de un cuarenta por ciento de acierto. Sagosen pasó inadvertido

Mem se cuela en la defensa alemana.
Frank Molter GTRES

En el primer partido de órdago para el Barça en esta Champions no hubo caso: jugó en la pista vacía del Kiel, donde habitualmente el público marca goles a favor de los suyos antes y durante el partido, y tumbó al equipo alemán, llamado a ser uno de los rivales directos del conjunto azulgrana esta temporada, como lo viene siendo periódicamente en los últimos veinte años. El 26-32 (15-16) del marcador deja tocado al cuadro de Jicha, con el plantel de Pascual marcando las distancias en la clasificación y con un claro golpe de autoridad.

El Barça impuso su defensa, su solidez como bloque, su seriedad y concentración en todo momento, regalando lo menos posible, y además porque tuvo en Kevin Moller una especie de cancerbero atento y aplicado para que no pasase una bola. Ayer jugó de salida, y completó el partido salvo en los penaltis: Gonzalo Pérez apareció en tres y paró uno. Es decir, a Moller le endosaron 24 tantos, y paró 18; por encima del 40 por ciento ante jugadores de primer orden mundial, aunque Sagosen en este partido pasase si gloria ante el buen trabajo de Duvnjak y Zarabek.

Los azulgrana, que con este triunfo dignifican a la Liga española, funcionaron como un reloj. Y cuando algunos protagonistas desafinan, los recambios no. Es el caso de Raúl Entrerríos, el tercero en los centrales en entrar en la pista, el primero a la hora de decantar el choque. Fue clave el asturiano en barruntar los momentos decisivos del choque en los inicios de la segunda parte, cuando el Barça cogió la inercia para ganar con comodidad, y eso que en la portería rival estaba Niklas Landín, que sacó balones de mérito y que maquillaron el marcador,

Se puede decir que el Barça fue mejor en todo, pero sobre todo en la gestión del equipo, en cómo Xavi Pascual fue dando entrada  sus hombres, en cómo mantuvo siempre un grupo compacto, que a lo mejor nunca fue el mejor siete posible, pero siempre estuvo a la altura del notable, con Janc polivalente en sus posiciones defensivas, como Mem siempre explosivo, con Fabregas sobrio, y con Frade dando pasos al frente en todos los partidos. Así dejó patas arriba el Barça al Kiel en su pista, a la espera de que lo pase la próxima semana en el Palau.