ATLETISMO

El nuevo reto de Fernando Carro

El madrileño aspira a superar la marca de Toni Abadía en 10k en asfalto (27:48) en Alcobendas, aunque reconoce la dificultad: "Hay que darle el peso que tiene a la marca".

Fernando Carro
VSM PHOTOEVENTS

Una de las bases del deporte de alto nivel es superarse a sí mismo para poder superar a los demás. Y 2020 es un año especialmente indicado para lanzarse a buscar nuevos desafíos por las enormes dificultades que nos están asaltando a todos debido a la pandemia de la COVID-19. Por eso, Fernando Carro, subcampeón de Europa y plusmarquista español de los 3.000 metros obstáculos, ha decidido elevar el listón y ponerse un reto importante por delante: hacerse con la mejor marca española de la historia de 10K sobre asfalto.

El madrileño de 28 años participará en los 10K Alcobendas del 22 de noviembre, prueba organizada por el Club Corredores, con la firme intención de rebajar los 27:48 que logró Toni Abadía hace dos años en Laredo. Un complicado desafío que, eso sí, no dejaría la marca conseguida como récord de España porque el circuito de la localidad madrileña tienes un desnivel negativo excesivo entre la salida y la meta de la carrera, lo cual invalidaría la ratificación del tiempo logrado a efectos de récord aunque sí valdría para el ranking histórico.

Carro, que tiene 28:19 en 10 kilómetros y 28:28.68 en 10.000 metros en pista, contará con varias liebres para que le marquen un ritmo aproximado de 2:47 el kilómetro. Serán "gente con cierta relevancia", cuenta a AS, como Luis Miguel Martín, Jesús España, Roberto Aláiz y Yago Rojo. Tirarán de él al menos hasta pasada la mitad de la prueba, en la que el talentoso atleta tendrá que coger el mando para intentar rebajar los mencionados 27:48, en un recorrido que pese a las ventaja del desnivel negativo tiene como gran desventaja la altimetría de Alcobendas (669 metros sobre el nivel del mar).

Dificultad

El de Canillejas reconoce la dificultad del reto por lo atípico de la fecha, poco propicia para picos de forma. "Hay que darle el peso que tiene a la marca. Lo de Toni fue en Laredo, al nivel del mar, y en marzo. Yo tras la cuarentena estaba para correr en esos ritmos, ahora me veo un poco lejos".

Pero asegura que ha querido intentarlo porque el trazado ofrece opciones y su presencia es importante como reclamo de la cita. "Será fundamental lo que aguanten las liebres y aprovechar el desnivel negativo de los primeros cinco kilómetros", augura. Por intentarlo no va a quedar: "Vamos a escuchar al día. Hay que salir a pelearlo, con mucho respeto".