ATLETISMO

Fallece Jordi Llopart, primera medalla olímpica en atletismo

La familia, a través de la Federación, comunicó la muerte de Llopart, subcampeón en 50 km marcha en los Juegos Olímpicos de Moscú 1980.

Un día después de comunicar que había fallecido, la Federación Española (RFEA) confirmó que Jordi Llopart, primer medallista olímpico en la historia del atletismo nacional, murió este miércoles a los 68 años. La familia negó el deceso a última hora de la noche del martes: "Se encuentra en coma y pendiente del servicio de trasplantes. Nos sentimos profundamente apenados por los acontecimientos. Jordi, aunque en coma profundo, sigue vivo, ingresado en el hospital". El trágico desenlace se produjo hoy. Sufrió un infarto que le condujo a un coma irreversible, a expensas de la donación de sus órganos.

Llopart logró la plata en los 50 kilómetros marcha de Moscú 1980, sólo superado por el alemán Hartwig Gauder. También fue el primero en conseguir un oro en unos Europeos, en Praga 1978 y en la misma distancia, en la que ostentó el récord continental con 3h 44:33. Se le considera el pionero de la disciplina en el país. Nacido en El Prat de Llobregat y ocho veces campeón de España de los 50 km y una vez de los 20 km, acabó séptimo en los Juegos de Los Ángeles 1984 y 13º en los de Seúl 1988. Abandonó la competición después de una cuarta posición en el Nacional de 1992 en Badalona, que le dejó fuera del equipo olímpico para Barcelona. Raúl Chapado, presidente de la Federación (RFEA), lamentó su pérdida en redes sociales: “Un grande entre los grandes del atletismo. Iluminó nuestro camino en la oscuridad”.

Llopart, conocedor de seis idiomas, se tituló como asistente sanitario, se diplomó en Turismo y estudió Artes Gráficas. Tras su retirada se dedicó a preparar marchadores, y ejerció como secretario técnico de la sección de atletismo del Fútbol Club Barcelona entre 2005 y 2008. Entrenó a Daniel Plaza (oro en Barcelona 92), Jesús Ángel García Bragado (campeón del mundo en 1993), Basilio Labrador, Teresa Linares o los hermanos mexicanos Isaac y Ever Palma. Pero el Gobierno de México le rescindió el contrato como asesor de su selección después del ciclo olímpico 2008-2012, y cayó en desgracia.

Vivió prácticamente en la miseria y del subsidio del paro que cobraban él y su segunda mujer, la exmarchadora Sonata Malisauskaite, con la que tuvo otras dos hijas. “Suerte que la familia ayuda. Aunque hice llamadas, todos me decían lo mismo: ‘No es un buen momento’. Son 852 euros los que entran en casa para cuatro personas, 426 de cada uno”, aseguró en una entrevista para Público en 2015. Tras exponer su situación en los medios de comunicación, recibió una ayuda temporal por parte del Comité Olímpico Español (COE) a través de un programa para exatletas, así como otras del Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat y del Ayuntamiento de Calella. Durante 2015 colaboró con la empresa de nutrición Bluebonnet y con el equipo japonés de marcha. Además, creó en 2011 en Canet de Mar La escuela para caminar. Ahora se le recuerda.