PELOTA | FINAL DE PAREJAS

"Es imposible no dar vueltas a todo lo que está pasando"

Elección de material de Ezkurdia, Aimar y Urrutikoetxea para la final del Parejas del domingo. Hay huelga de Baiko, el sindicato ELA pide la suspensión cautelar, Martija está confinado y es duda, y solo habrá 300 espectadores.

0
"Es imposible no dar vueltas a todo lo que está pasando"
AIOL

La elección de material de este mediodía en el frontón Bizkaia para la final del Parejas del domingo ha quedado envuelta en ese halo de perplejidad que rodea a la pelota y el deporte en general desde marzo. Jamás se va a ver una cita tan extraña. Para empezar, hay huelga de un grupo mayoritario de pelotaris de Baiko, por desacuerdos con el director general de la empresa, Joserra Garai. Las negociaciones se van a retomar en breve. El sindicato ELA pide la suspensión cautelar, al entender que se borró de forma antirreglamentaria a Agirre y Albisu por 22-0 en semifinales cuando estaban en el paro. Se está a la espera de la resolución judicial. Y Martija permanece en duda por encontrarse confinado tras haber dado positivo por COVID-19. Por si fuera poco, debido a la pandemia, solo habrá 300 espectadores el domingo en el Bizkaia bilbaíno. Los otros 300 puestos habilitados serán para organizadores, autoridades y medios de comunicación.

"Es imposible no darle vueltas a todo esto, aunque trato de hacerlo. Se ha hablado más de cosas polémicas que del campeonato", resuelve Ezkurdia, que ha apartado las pelotas en solitario, bueno acompañado por Apezetxea, ante el otro dueto, Aimar y Urrutikoetxea. El primero ve favoritos a los contrarios, "llegan con mejores sensaciones". Conocen mejor el frontón y ya han reinado en 2016. Si al final no llega Martija, le sustituiría Zabaleta. "Ayer hablé con Julen y está bien, no concibo otra cosa que no sea jugar con él. Intento estar concentrado en hacer todo lo que está en mi mano", expone el zaguero de Arbizu, que últimamente está llegando con facilidad a las finales. "Tenemos que llevar la iniciativa, entrar decididos a romper la pelota, esa es la forma de intentar ganar la txapela -expone-. Es un error que el conflicto con los pelotaris haya llegado a este punto". En 2018 se anotó el torneo con Zabaleta y tiene dos títulos del Cuatro y Medio, en 2018 y 2019. Cree que será básico sacar a Urrutikoeatxea del cuadro cinco cuando baje, anular su defensa de aire y coger altura cuando gocen desde el cuatro o el tres.

Cada dueto tiene su espejo de cara a esta cita: Ezkurdia se agarra al partidazo que protagonizó con su pareja el 7 de marzo en Pamplona ante Jaka y Zabaleta (22-16), con mucha agresividad, y Aimar y Urrutikoetxea miran a un choque más reciente de la liguilla de semifinales, el pasado día 4 en Eibar, en el que salieron como tiros ante sus rivales del domingo: 8-0, con una gran defensa y 13 tantos de Olaizola II.

Para Aimar se abre la posibilidad de perpetuar su leyenda de 'señor de las finales'. La primera llegó el 29 de diciembre de 2002, en el Ogueta de Vitoria. A sus 23 años, en su cuarta temporada como profesional, se asomaba en el primer gran escaparate, en el Cuatro y Medio. Y 18 años después saltará a la cancha del Bizkaia para disputar su vigesima sexta final. Será la séptima del Parejas (tiene 8 en la jaula y 10 en el Manomanista), un hito inalcanzable para muchos de los mortales. A sus 40 años persigue su decimoquinta txapela, a cinco del récord de Retegi, y dejaría a Irujo a dos de distancia. Si gana sería el cuarto más veterano que la alza, tras Titín (43), Retegi (42) y Maiz (41). "No tengo nada que demostrar a mi edad, esto es como un premio. siempre es bonito llegar a una final. Será difícil ganar, le doy más valor por ganarla con Mikel, que está en otra posición que no es la suya. Creo que será la última, llegar es más complicado de lo que la gente piensa. Ya no me supone una presión, llevo tres o cuatro en las que salgo a disfrutar". El jugador emblema de Baiko, que al igual que su compañero no ha respaldado la huelga de sus compañeros, lamenta que se ha hablado más de la polémica que de la final. Incluso le han pitado recientemente, tildándole de esquirol, y aludió a que fueron "cuatro listos" y le estimularon más. "Otra cosa es que te pite todo el frontón, pero si hay mil y te pitan cuatro... me motiva. La gente es muy agradecida y no suele haber ningún problema. Cuando jugué contra algún otro pelotari ya lo viví. Normalmente es buena señal: si estás perdiendo fácil, no te pitan. No podemos estar pensando si se jugará o no. Estamos centrados para jugar el domingo y espero que esté Julen, que es el que se lo ha ganado, sería una pena que por el virus no pueda estar. Tenemos que estar al margen de los comentarios sobre si se va a jugar o no, lo único que se nos ha dicho que así será".

Urruti ha vivido todo tipo de avatares: se perdió el Cuatro y Medio por una lesión pectoral y no pudo arrancar el Parejas, en la que ha jugado de delantero y zaguero. En este tiempo perdió a su madre y ha sido padre. "A nadie le gusta vivir una situación así, con una huelga. Por todo lo que he pasado le doy un valor especial", concluye. En cuanto a las pelotas seleccionadas, las de Ezkurdia son más vivas y tienen más salida, aunque a éste también le gustaron las de los rivales.