WATERPOLO

La LEN obliga a pasar test PCR a los equipos para poder competir

La federación europea de natación ha enviado a los clubes un protocolo en el que se deja claro que "es necesario un test negativo al menos 72 horas antes".

La LEN pone sus normas.
ATTILA KISBENEDEK

Mientras lor organismos competentes aún discuten, cerca ya del acuerdo, un protocolo conjunto para el inicio de las competiciones no profesionales en España, la Liga Europea de Natación (LEN) le ha enviado a los clubes el que regirá las competiciones continentales durante esta temporada. La primera noticia es que todos los jugadores deberán presentar un test PCR con resultado negativo al menos 72 horas antes del encuentro para poder jugar.

Una medida similar a la que ocurre en las competiciones profesionales en España. Este protocolo atañe a las dos competiciones de waterpolo masculino y a todas aquellas de otros deportes acuáticos que estén bajo el amparo de la LEN. Clubes como Atlètic-Barceloneta, CN Mataró, CN Sabadell o CN Terrassa deberán someterse a estos tests, con el coste que ello supone, para poder participar.

Al margen de los tests, el protocolo establece que debe haber un responsable médico y otro de logística de cada equipo, para que se encarguen de respetar todas las medidas de seguridad y sanitarias de cada instalación. Fuera de la piscina, se deberán mantener los dos metros de distancia y se deberá notificar a las autoridades gubernamentales cualquier positivo o anomalía. Como máximo, diez personas podrán acompañar al equipo en cada viaje.

Aunque en los clubes la medida ha sido acogida con preocupación debido a la baja de socios y, por lo tanto, de ingresos, el nuevo formato de la Champions o de la Copa LEN puede ayudar. En vez de jugar una liga a ida y vuelta, se distribuirá la competición en tres sedes (empezará en diciembre) en la que se jugarán varios encuentros en cada semana. Berlín o Roma serían dos de esas ciudades. De esta manera, el ahorro de viajes puede compensar el sobrecoste de los tests PCR. De momento, la gran preocupación de los clubes es el formato y el protocolo de las ligas domésticas.