PÁDEL \ WPT

Sofía Araujo viene de Lisboa a Madrid a cortar el bacalao

"Deje el tenis profesional porque me afectaba la soledad, y me enganchó el pádel en un torneo en Bilbao de pareja con mi madre", asegura la portuguesa

Sofía Araujo

En el WPT Ana Catarina Nogueira (41 años, Oporto) es La Portu, la primera portuguesa en ganar una final en un torneo profesional, la temporada pasada, tras muchos años en la zona media de la tabla. La segunda jugadora de Portugal en alcabzar una semifinal en el Circuito es Sofía Araujio (25 años, Lisboa). Las dos tienen en común un pasado como tenistas profesionales, reconvertidas al pádel, y las dos juegan en la misma posición, el revés, por lo que difícilmente se las verá como pareja.

Sofi, que asegura que por ahora no tiene ningún apodo en el Circuito, cuenta que ella llegó tarde al pádel "porque antes fue el tenis", en el que jugó como profesional, pero lo dejó "por culpa de un problema de salud y porque te acaba afectando la soledad en tantos viajes". Y del tenis al pádel, aunque ni estaba pensado: "Uno de mis tíos vive en Bilbao y nos invitó a un torneo, en el que jugué con mi madre de pareja. Y me enganchó, y ahora todos jugamos al pádel, porque mi hermana mayor y mi hermano pequeño también lo juegan" cuenta esta seguidora del Benfica impenitente, "y también del Real Madrid, por Cristiano".

El caso es que pertenece a una generación de jóvenes que vienen pidiendo paso, aunque no es como las Marta Ortega, Ari Sánchez, Delfi Brea, Bea González, porque ellas son jugadoras de pádel desde sus inicios, y Sofia pertenece aún al grupo que evolucionó desde el tenis. "Eso significa que tengo la agresividad de las tenistas, pero aún tengo dificultades para adaptarme al juego de las paredes", cuenta reflexionando que ahora pasa temporadas en España pero reside en Lisboa, "aunque para progresar hay que vivir en Madrid, donde están las mejores jugadoras, y hay que entrenarse con ellas para mejorar", señala.

Hace dos semanas logró con Virginia Riera (Argentina) entrar en una semifinal tras sorprender a Ale Salazar y Ari Sánchez, las números uno del momento: "Hicimos un gran partido, pero en la semifinal me pudieron los nervios; personalmente, jugué mal". Por eso ha dedicado dos semanas a hacer algunos cambios en su juego "con una tremenda carga de trabajo físico; más que a este torneo en Madrid esta semana, el equipo ha pensado en llegar  en su mejor momento a los tres torneos de septiembre".

Dice que Marta Marrero es la jugadora a la que le gustaría parecerse "porque siempre toma las decisiones correctas en los partidos, sabe cuando puede arriesgar, y cuando no. Es una gran jugadora", extenista y pegadora. Y mientras, sabe que en Portugal ella y Nogueira tiran de una afición dividida entre ambas: "Ella es de Oporto y tiene sus seguidores, y yo de Lisboa y los míos. Es una excelente rivalidad para que los aficionados sigan el pádel. Las dos somos un poco la referencia de nuestro deporte tan joven el Portugal".