RUGBY

"He fallado como líder. No hablé por miedo a que me echaran"

Siya Kolisi, capitán de los Springboks, se sumó al movimiento Black Lives Matter con un vídeo donde dice que "no se va a callar, incluso si le cuesta el puesto".

"He fallado como líder. No hablé por miedo a que me echaran"
WIKUS DE WET AFP

Siya Kolisi, el primer capitán negro en levantar para la selección de Sudáfrica un trofeo del Campeonato del Mundo de Rugby (2019), se ha sumado al movimiento Black Lives Matter y ha asegurado que a partir de ahora hablará contra el racismo incluso si ello le cuesta su puesto.

"He fallado como líder, he estado en una posición de liderazgo durante mucho tiempo en mi deporte y no lo abordé (el debate sobre el racismo) porque temía que me echaran o que se me viera diferente", señaló Kolisi en un vídeo publicado en su cuenta de Instagram, que hoy se convirtió uno de los principales titulares de los medios sudafricanos.

"No es tiempo de estar en silencio o asustado. Tenemos que abordar estos temas porque, si yo no lo hago, el próximo niño va a sufrir de la misma forma que yo", agregó. El capitán de los Springboks, muy querido en su país, aseguró que, afortunadamente, el movimiento antirracista Black Lives Matter está ayudando a que la gente alce la voz y animando a tener conversaciones "incómodas", pero imprescindibles, sobre racismo y desigualdad estructural.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Siya Kolisi (@siya_kolisi_the_bear) el

"Yo no me voy a callar, incluso si me cuesta mi puesto. No importa, porque la próxima generación no puede sufrir como nosotros lo hemos hecho", afirmó el campeón del mundo. Kolisi publicó su mensaje este domingo, según contó, después de que mucha gente le preguntara en las pasadas semanas por qué no dijo nada respecto al debate antirracista y las protestas globales surgidas tras la muerte del estadounidense George Floyd a manos de un policía.

En su tiempo de silencio, contó Kolisi, estuvo "observando" y "escuchando" lo que se decía sobre un problema que para él era en realidad su vida cotidiana desde que nació. "Sentía que mi vida no importaba desde que era un niño, creciendo en los townships' (antiguos guetos negros). Mi mentalidad iba de sobrevivir desde que nací", confesó.

En su caso, su infancia y su juventud estuvieron marcadas por las profundas heridas y la extrema desigualdad social heredadas del pasado de opresión racista del régimen del "apartheid". Kolisi recordó en el vídeo que de niño vendía fruta para poder sobrevivir y que en la escuela tuvo que aprender otros idiomas (ingles y afrikáans) y adaptarse a otras culturas sin que la suya le importase a nadie.

Entrar al mundo del rugby cambió su vida, pero asegura que solo cuando el entrenador Rassie Erasmus tomó las riendas de los Springboks sintió realmente una transformación en el equipo nacional y un esfuerzo para que se valorase la cultura de todos los jugadores al mismo nivel.

De ahí que los de verde y oro acudieran a disputar la Copa Webb Ellis del Mundial de Rugby de Japón (2019) bajo el lema "más fuertes juntos" ("stronger together") que les llevaría a la victoria. "Si mi sufrimiento y mi dolor no te afecta, entonces no somos en realidad más fuertes juntos. Las vidas negras importan", subrayó.

Kolisi, de 29 años, se ha convertido en todo un símbolo de superación y tolerancia en su país, dada su condición de persona humilde que peleó hasta convertirse en uno de los mejores del mundo, pese a que el rugby era un deporte tradicionalmente de blancos en Sudáfrica. Durante la pandemia ha estado impulsando causas benéficas para ayudar a los más vulnerables de su país.