BALONMANO

El Ademar confía en Cadenas como alquimista en pivotes

Apuesta para la próxima temporada por Rubén Marchán el estadounidende Donlin y un polaco que descubrió el leonés, Piechowski

Mateusz Piechowsk, otro gigante para el Ademar.

El Ademar León, subcampeón de la pasada campaña, y que se plantea como objetivo "ganar la próxima temporada algún partido al Barça, al único equipo que no pudimos derrotar en España en la pasada Liga", asegura su entrenador, Manolo Cadenas, ya tiene casi ultimada su plantilla a falta del jugador que reemplace a Mario López, extremo y capitán del equipo, que jugará en el Benidorm tras romperse la continuidad del leonés por no retirar una demanda de despido contra el club. De la plantilla para la próxima Liga, sin embargo, destaca la apuesta del equipo en el puesto del pivote, con tres jugadores de gran fortaleza física, pero en formación.

Rubén Marchán, que llegó al equipo en 2019 tras dos campañas en el Benidorm, es un jugador de 2,04 metros que con Manolo Cadenas ha comenzado a demostrar que tiene más condiciones de las que se presumían. Cuando parecía destinado a ser un jugador discreto en la Asobal, y marginal para un buen equipo de la Liga, ha mejorado tanto como para convertirse en el un referente ofensivo para el equipo leonés.

Se mantiene en el Ademar otro pivote que llegó a España hace un año, y que posiblemente tendría pocas opciones incluso en la División de Plata. Drew Donlin, un estadounidense de 27 años y 2,03 metros de altura, que aterrizó en León como marginal, tanto que le sale gratis al club ya que el estar e España en una inversión de la Federación de su país y de las Fuerzas Armadas, que le han elegido el mejor deportista del año del ejército para este deportista internacional en balonmano playa y balonmano pista. "Es un tipo disciplinado y trabajador al máximo" comentaba Cadenas en la Copa del Rey, donde un gol del estadounidense fue acogido como triunfo por la afición ademarista. Y la próxima campaña continúa en León, en las mismas condiciones que el año anterior aunque con la confianza de que pueda ser un poco más útil.

Y para suplir a Gonzalo Carou, el argentino que se había convertido en una institución en el Ademar, llega otro gigante, el polaco Mateusz Piechowski, 2,10 metros y 25 años, procedente del Wisla Plock polaco, con el que había firmado un contrato de un año más la posibilidad fe otro en 2019. Mateusz Piechowski era lateral izquierdo, lento, cuando hace siete años se encontró con Cadenas que le subió del segundo equipo, le cambió de posición, aunque no era un jugador básico del Wisla, pero está en los planes de la selección polaca, y ahora, otra vez con Cadenas el jugador espera dar un paso al frente y el Ademar encontrar petroleo en Polonia.

A fin de cuentas, a Cadenas le avala el trabajo con Jullen Aginagalde, al que fichó del Bidasoa y en el Ademar se convirtió en internacional y dominador en una de las posiciones más complicadas del balonmano,