BALONMANO

García Parrondo: "No soy un prodigio, pero sí un trabajador"

En tres años de entrenador ha jugado una final europea femenina, ha conquistado una Final Four masculina, y el oro en Africa con Egipto

Madrid
0
García Parrondo: "No soy un prodigio, pero sí un trabajador"

El madrileño Roberto García Parrondo (40 años) vive la pandemia en El Cairo, "porque en Egipto se controló muy pronto y no está siendo tan tremenda como en España". La Federación Española le invitó este lunes, con Manolo Cadenas, a su segunda conferencia virtual con entrenadores españoles. Roberto lleva algo menos de un año al frente de Egipto, con el que ha disputado el Campeonato de África en enero, con la medalla de oro y la clasificación directa para los Juegos. Es decir, en la conferencia estaban dos campeones continentales, porque Cadenas lo es de Iberoamérica con Argentina. Como jugador Roberto fue un internacional en el extremo derecho de España, y militó en el Valladolid (Pastor), Ademar (Cadenas), Ciudad Real y Atlético de Madrid (Dujsebaev), por ejemplo.

-Lleva usted tres años de entrenador y siempre está en finales. ¿Es el nuevo entrenador prodigio del balonmano español?

-El primer año jugué la final europea femenina, el segundo gané la Champions con el Vardar, y en lo que va de mi tercera temporada he ganado la Copa de África. Pero no creo que sea un prodigio, sino un trabajador del balonmano. En realidad creo que esa es la máxima de los técnicos españoles por el mundo, la constancia, el trabajo, meter 24 horas al día si es necesario. Cada vez que vamos a un partido queremos que nuestros jugadores vayan lo mejor preparados posible. En la Final Four de 2019 estábamos cuatro españoles en los banquillos, y nos hicieron esa pregunta, la condición del entrenador español; coincidimos todos en que era  la ética del trabajo.

-A usted le contrataron en Egipto tras ganar la Champions con el Vardar para ir a los Juegos Olímpicos. ¿Le han confirmado?

-El contrato es por un proyecto: Campeonato de África, Juegos Olímpicos y Mundial de 2021 que se celebrará en Egipto, el segundo que organiza y que en el primero logró récords de asistencia de público, porque los aficionados son fanáticos de su selección. Ahora el proyecto inicial se ha retrasado unos meses con el cambio de fecha de los Juegos.

-¿Le viene bien a su proyecto que el Mundial sea antes que los Juegos?

-Pues de entrada no, porque yo tenía en la cabeza que mi selección se rodase y ganase experiencia en Tokio para estar más hecha en nuestro Mundial. Es un grupo muy joven, y un país con éxitos en las categorías inferiores, pero nos faltan encuentros de alto nivel para ser un país puntero. Ahora bien, lo mismo la experiencia del Mundial nos ayuda a tener un buen resultado en los Juegos.

-¿De los jugadores con los que trabaja en Egipto a cuántos recomendaría para los equipos españoles de cara a que mejoren su juego?

-Me han preguntado muchos compañeros y resulta complicado, porque es cierto que en Egipto tenemos una liga semiprofesional, pero yo trabajo con todos dos días a la semana, domingo y lunes, y no sé si sería más positivo que estuviesen fuera. Por otra parte, que salgan de Egipto no es sencillo; hay mucho papeleo por delante para que se vaya un jugador. Eso sí, preguntas de mis compañeros las contesto a todas. Por ejemplo, Cadenas se interesó por un jugador, y mis referencias fueron muy buenas, pero al final se marcha a Francia.

-Es curioso, usted no ha entrenado nunca en España ¿Cuándo espera volver?

-Los entrenadores siempre queremos trabajar; ahora estoy con una selección, y en el futuro podría volver a un club. Siempre hay comentarios, charlas y todo eso, pero la verdad, de España, de la Asobal, nunca he tenido ofertas.