BALONMANO

Jordi Ribera: "En Tokio 2021 ya veremos si soy el responsable"

Acaba su contrato el 30 de agosto, aunque su continuidad es probable. Asegura que al Mundial y a los Juegos "irán los que mejor estén"

Jordi Ribera
CHRISTOF STACHE AFP

En una rueda de prensa virtual organizada hoy por la Federación Española con Jordi Ribera (y con Xavi Pascual, el entrenador del Barcelona), el seleccionador español admitió que la nueva situación creada a partir de la pandemia cambia "los planes deportivos de todas las selecciones", y aunque contestó a las preguntas sobre sus planes de futuro al frente de España, dejó bien claro que "ya veremos si en Tokio 2021 soy yo el responsable de España, porque acabó el contrato de 30 de agosto", dijo, Eso tal vez sea una llamada de atención para la Federación, aunque Paco Blázquez en su momento ya anticipó que contaba con los dos seleccionadores para estar con España en Tokio.

Para Jordi "el aplazamiento de los Juegos no le viene bien a la Selección, porque estaba en una gran dinámica, como demostró en el Europeo, y ya clasificada para unos Juegos muy cercanos en el tiempo. Ahora es un un año más tarde, y con la incertidumbre de las competiciones. No sabemos qué puede pasar", empezando por él, señalo.

En cualquier caso, Ribera no tuvo problemas en dar sus opiniones si él sigue en el puesto: "A la Selección los jugadores nunca van por el nombre que tengan sino por lo que aportan y su forma en cada momento". De esta manera dejó caer que no por haber logrado la clasificación para Tokio se tiene que estar en los Juegos. "El premio para todos los jugadores fue lograr que España tenga la plaza olímpica, pero esa es una competición diferente", mantiene el seleccionador, a quien se le preguntó si este sería el colofón ideal para una generación única.

También sostiene Ribera que él habla con todos los jugadores, y aunque algunos de los campeones de Europa admitieron que pensaban dejar la Selección e incluso retirarse tras los Juegos "en este momento ninguno ha comentado que no se cuente con él para los próximos compromisos", del año próximo Mundial (enero) y Juegos (julio/agosto).

Explicó que su mentalidad de trabajo en estos años ha sido la de ir dando entrada a muchos jugadores "para preparar los recambios; y así, si se caen el uno o el dos en un puesto, tener el tercero en ese puesto ya preparado". También asegura que el relevo generacional se retrasa por los nuevos compromisos, y que será complicado encontrar jugadores que den el nivel actual de los Entrerríos, Sarmiento, Morros y Guardiola en el centro de la defensa, o del mismo Aginagalde. "En realidad ha sido un placer entrenar a este grupo, intachable dentro y fuera de la cancha, cada uno sabiendo el rol que desempeña y convencido de que juegue lo que juegue tiene que hacerlo lo mejor posible para el beneficio del equipo. En este tiempo, además, han ido variando el protagonismo en función de las circunstancias".

"La edad nunca ha sido importante para estar en la Selección", admite Ribera, quien tiene palabras de elogio para Arpad Sterbik, una bala menos para el seleccionador tras anunciar su adiós este mes: "El acuerdo al que llegamos siempre lo cumplió, y las dos veces que le necesité estuvo preparado y listo para entrar en el grupo en menos de 24 horas (Europeo y Mundial). Ahora hay que desearle lo mejor fuera de las canchas", Y admite los problemas de físico de la Selección "por eso se intenta captar talentos altos y promocionar a este tipo de jugador para tenerlo en el futuro".

Del futuro inmediato lo mejor es que "España ya tiene la plaza ganada para el Mundial, los Juegos Olímpicos y el Europeo", lo que le concede un plus de tiempo para trabajar con jugadores sin la presión de tener que ganar los torneos de clasificación.