ATLETISMO

Duplantis, Lavillenie, Kendricks: ¿pértiga a tres en los jardines?

El sueco deslizó que estudian la posibilidad de hacer un concurso de pértiga a tres bandas en las colchonetas que los atletas tienen en sus jardines.

Duplantis, Lavillenie, Kendricks: ¿pértiga a tres en los jardines?

En tres partes diferentes del mundo, los tres mejores atletas del planeta, en los jardines de sus casas. Así pretende ser la primera competición de pértiga en tiempos de confinamiento y la quieren organizar entre Armand Duplantis, Sam Kendricks y Renaud Lavillenie. No hay fecha, pero la semilla está sembrada y la Federación Internacional (World Athletics) lo ve con muy buenos ojos e incluso podría implicarse en la organización del evento que, evidentemente, sería una exhibición.

El que deslizó la idea fue Duplantis, el mejor de este errático 2020 con sus dos récords mundiales (6,17 y 6,18), y admitió que ya había iniciado las conversaciones con Kendricks y con Lavillenie, explumarquista mundial. Son rivales, pero les une una gran amistad. Duplantis competiría en Lafayette (Louisiana), en el cajetín familiar. Allí entrenó su padre Greg, pertiguista de 5,80, luego su hermano Andreas y después el fenomenal Mondo que a los tres años ya franqueaba listones allí. Ahora, a los 20, tiene todos los registros que ha hecho en el jardín registrados y sirve de material para frikis del atletismo.

En una casa de campo en Clermont-Ferrand (Francia) vive Renaud Lavillenie, el anterior plusmarquista a Duplantis con 6,16. Fue el hombre que quitó de las listas a Sergey Bubka y se convirtió en icono mundial y en héroe en su ciudad, a la que ha llevado un All Star de la pértiga que llenó el palacio de deportes local. A visitarle ha ido muchas veces Mondo, que aprendió con Renaud para pulir su técnica en varios veranos. Lavillenie hizo ya un concurso él contra el listón con la retransmisión de su hermano Valentin, también saltador internacional. Lo emitió por su cuenta de Instagram y Renaud llegó a 5,70. “Mi objetivo es tener el récord del mundo de jardín”, dijo.

Lavillenie ha saltado 5,70 en casa.

Sam Kendricks, saltador de 6,06, es el cuarto mejor de la historia tras Duplantis, Lavillenie y Bubka. Tiene un rancho en Oxford (Mississipi) y, allí, entre caballos, vacas y más animales, tiene su cajetín de pértiga con una calle de buen tartán. Su nombre está en la colchoneta. Todo muy americano para este saltador con aspecto de marine que se ha convertido en consejero espiritual cuando Duplantis se quedaba sólo ante sus récords.

Sam Kendricks tiene un cajetín olímpico en su rancho.

Ahora Kendricks, Duplantis y Lavillenie tienen previsto verse, el problema será montar la logística de competición a tres bandas, las conexiones en vídeo para ajustar las alturas y ver si se puede hacer la carrera completa o no en función de la distancia. Lavillenie ya ha saltado hace poco 5,70 en el jardín, pero el pasillo de Duplantis es más corto."Saltar más de 5,60 sería peligroso", dice Mondo. Ajustes, pero la idea de una competición ya está ahí.