JUEGOS OLÍMPICOS

Blanca Manchón: "Volver a unos Juegos tras 17 años es un orgullo"

En 2004, en su debut olímpico en Atenas con solo 17 años, se tuvo que cambiar una norma para que pudiese competir y fue diploma olímpico (8ª)

0
Blanca Manchón: "Volver a unos Juegos tras 17 años es un orgullo"
Blanca Manchón

Habría que buscar muy a fondo en la historia de los Juegos Olímpicos para encontrar a un deportista que haya vuelto a competir después de dieciséis años, ahora serán diecisiete, en unos juegos. La windsurfista sevillana Blanca Manchón, que compitió en Atenas 2004, volverá a hacerlo en Tokio 2021.

 Con 33 años, hace casi un año, el 19 de abrl de 2019 fue la primera regatista española, en lograr la clasificación individual para Tokio. El aplazamiento de los Juegos a 2021 ha cambiado su planificación aunque ella dice que, "intento llevar lo mejor posible la decisión del aplazamiento porque estábamos muy cerca de ir este año y todo se había enfocado para este verano"

"Con la que está cayendo con esta pandemia y todos los problemas que está conllevando, el deporte es lo último en lo que nos tenemos que preocupar.Cuando podamos salir a la calle todo el mundo tendrá que ir a sus trabajo y yo al mío que es entrenar y a prepararme para el año próximo, ha añadido.

Su última competición fue el Mundial de la clase RS:X en Sorrento (Australia) del 23 al 29 de febrero pasado donde acabó en el Top Ten (novena). Al finalizar se fue a pasar con su familia unos días de vacaciones a la isla de Tasmania para celebrar su cumpleaños (es el 7 de marzo).

Y ahí comenzó una  verdadera odisea porque, "nos pilló, primero, todo el problema de Italia y el COVID-19. Mi entrenador, Federico Expósito, es italiano y nos iba explicando como iban las cosas".

"En ese momento no era algo que se acercase a lo que es ahora porque allí no había mucha información, pero a la hora de volver, era el siete de marzo,  casi no nos dejaban volver. Además, él tenía que hacer una escala diferente y ya nos dimos cuenta de lo que estaba pasando", reconoce la regatista sevillana.

"Finalmente, pudimos llegar a Sevilla" -continúa- "y de ahí nos fuimos a nuestra base que está en Puerto Sherry (en el Puerto de Santa María), empezamos a preparar material para salir de nuevo, pero se decretó el confinamiento". Desde entonces está allí junto a su marido, su hijo Noah de 3 años, y sus padres

Su debut olímpico fue en Atenas 2004, con solo 17 años, y fue uno de los deportistas más jóvenes en esos Juegos. "Más jóvenes que yo solo estaban las chicas de gimnasia deportiva con 14 y 15 años. Además, nos enteramos que con esa edad en vela no se podía competir por ser menor de edad y tuvieron que cambiar una norma para poder hacerlo", revela

Si en Atenas fue la mas joven del equipo español, en Tokio, junto a Támara Echegoyen (36 años), serán las veteranas e indica, "la verdad es que esto me suena a raro porque siempre había sido la `pequeña' y ahora tengo más experiencia. Además, soy la única del equipo de vela que va a Tokio que soy madre y para mí es un orgullo volver a una cita olímpica como todo lo que pueda aportar de mi madurez y  espero absorber todo de los jóvenes".

Una imagen curiosa del confinamiento es verla entrenando sobre la tabla en la piscina de su casa. Ella puntualiza que, "eso fue antes del aplazamiento de los Juegos y como entonces quedaba poco tenía que ser intensiva. Eso de la tabla en la piscina fue cosa de mi padre y montó la tabla entera sujeta con elásticos por la proa, la popa y los laterales para dar la sensación de 'remar' (navegar con poco viento), pero al final me volvía un poco loca".

Al igual que su amiga y campeona olímpica Marina Alabau, Blanca tiene la faceta de empresaria, ya que junto a su marido regenta en Sevilla un establecimiento especializado en entrenamiento personal, fisioterapia y rehabilitación. "Ahora está cerrado y como será lo último que se va a abrir nos hemos reinventado creando un gimnasio virtual donde los clientes están en permanente contacto con nosotros y vamos tirando".

Alabau fue la representante española de la clase en los Juegos Olímpicos de 2008, 2012 (campeona olímpica) y 2016. Dejó el actual ciclo olímpico para dedicarse a otra clase y  sus negocios. Blanca afirma que, "yo, al menos tengo la beca olímpica, pero ella no y seguro que lo notará mucho en su empresa".

La otra preocupación es la falta de competiciones porque las grandes citas no volverán hasta diciembre de 2020 o enero y febrero de 2021. Les han comunicado que el Mundial 2021 será en China del 23 al 29 de mayo y el Europeo que era en Atenas en mayo de este año se ha aplazado a septiembre.

Esto complica la preparación en un deporte como el windsurf que es muy físico. "Intento cuidarme siempre hacer muchos ejercicios de prevención de lesiones, mis puntos débiles y estar siempre muy preparada. Es difícil planificar a seis meses si no sabes cuando volverás al agua con la tabla; eso es lo que llevo peor".

Ha recordado un momento en que también lo pasó mal, "cuando quede embarazada (en 2016) fueron nueve meses terribles porque perdí todos los patrocinadores". Sin medios, volvió siete meses después del parto y ganó el Mundial Raceboard de 2017 y los Juegos del Mediterráneo de 2018.

Incide en que, "ahora, ha sido al revés, han visto que queda otro año para los juegos y todos me han renovado y estoy mejor que nunca con patrocinadores privados. Asi que en ese aspecto estoy súper contenta y súper tranquila para tener la planificación idónea para lograr un buen resultado en los Juegos",

Algo que la gente casi desconoce es que Blanca Manchón fue elegida Mejor Regatista Mundial en 2010, un galardón que en España solo tiene Theresa Zabell, que lo logró en 1994.

"Precisamente sé lo que es tenerlo todo, perderlo todo y lo que cuesta recuperarlo. Yo siempre he dicho que el trofeo más preciado que tengo es ese de 2010 y lo difícil es que lo gane una windsurfista", reconoce.

"Además, había estado nominada otras dos veces (2005 y 2009) y si no lo lograba en 2010, que había sido campeona del Mundo y Europa y era la número uno del Ranking Mundial no lo iba a lograr nunca. Tenía 23 años e incluso tuvieron que repetir mi nombre para que me lo creyese. Es como lograr el Balón de Oro en el fútbol", concluye satisfecha.