TAEKWONDO

Joel González: "Admiro a mi hermana, está velando por nuestra vida"

El taekwondista, oro olímpico en Londres 2012 y bronce en Río 2016, atendió a EFE para hablar de la labor que realiza su hermana en el hospital para luchar contra el coronavirus.

Joel González celebra su medalla de bronce en los Juegos de Río de 2016.
ISSEI KATO REUTERS

Joel González cumple cada noche el mismo ritual. A las 20.00 se asoma a la ventana y rompe durante cinco minutos en aplausos. "Va por ti", repite al terminar. Es su forma de agradecerle a su hermana, Dara, su implicación frente a la COVID-19. Ella es médico de emergencias. Durante esta pandemia está multiplicando las horas de esfuerzo y su dedicación.

"Yo aplaudo durante cinco minutos, pero pienso todo el día en ella", confiesa en una conversación telefónica con EFE el taekwondista de Figueras.

Cuando Joel González habla de su hermana, ese semblante poderoso que le ha llevado a ser doble medallista olímpico -oro en Londres 2012 y bronce en Río 2016- se resquebraja.

"Sé que está trabajando más del cien por cien de las horas que tiene que hacer. Estoy preocupado. Veo por televisión informaciones sobre el número de contagios del equipo sanitario y pensar que mi hermana puede ser la próxima infectada me da un poco de miedo. Está cayendo gente que lo está dando todo y más por salvar a otras personas", remarca.

El gerundense reconoce que "siempre" ha sentido "admiración y respeto" por los trabajadores del sector sanitario. Tiene cerca el ejemplo de Dara. "Ella admira en mí que yo haya sido capaz de proponerme el reto de ganar unos Juegos Olímpicos y hacerlo realidad. Yo la admiro a ella por todo lo que ha desarrollado desde que empezó haciendo rescates en helicóptero. Esta situación no deja de ser un añadido más a todo lo que hace. Gracias a personas como ella, otros tenemos la tranquilidad de que siempre habrá alguien detrás de nosotros velando por nuestra vida", apunta.

Ahora la suya, como la de la mayoría de los ciudadanos en España, está paralizada.

Sabe que el cordón sanitario más eficaz frente al coronavirus son las cuatro paredes de su casa. Ahí entrena lo justo, para mantener la forma, aunque le queda algo de humor para fotografiarse recostado sobre una balsa. "Los envidiosos dirán que no estoy en la playa, disfrutando de la velocidad y el mar", bromea.

Cambia el tono para pedir más memoria y más equipamiento sanitario.

"Todos somos muy dados a acordarnos de la gente que nos puede ayudar cuando tenemos un problema. Y, en cuanto se pasa, también somos muy dados, en general, a olvidarnos de ellos. Ojalá que esta vez tengamos memoria y que este movimiento social por los reponedores, por los tenderos o por los limpiadores continúe. Espero que dejen de ser los grandes olvidados de la sociedad", exige Joel González.

También espera que se produzca un gran reconocimiento hacia los médicos y hacia los trabajadores de los hospitales. "Su trabajo debe ser valorado. ¿Qué haríamos en esta situación sin ellos?", añade reflexivo.

Joel González es consciente de todo lo que se está quedando en el camino. La boda de su hermana, por ejemplo, difícilmente podrá ser el 9 de mayo. Para cuando pueda despojarse de la máscara, del traje de protección y de los guantes quedará la celebración que tienen pendiente. "Espero al menos que ese día, en una fiesta con la familia y los amigos, podamos mirar al pasado y que esto no sea más que una gran piedra en nuestras vidas", desea el campeón olímpico.