POLIDEPORTIVO

Las federaciones quieren respaldo del CSD para sus ligas

ADESP reunió a las federaciones para elaborar unas conclusiones que puedan trasladar al CSD para resolver campeones, ascensos y descensos si no concluyen.

Las federaciones quieren respaldo del CSD para sus ligas
DIARIO AS

La Asociación del Deporte Español (ADESP) reunió este viernes de forma telemática a todas las federaciones que celebran competiciones en forma de ligas (no profesionales) para discutir el escenario creado por el parón debido a la crisis sanitaria del coronavirus. Una primera toma de contacto en la que se emplazaron a elaborar una serie de conclusiones individuales que posteriormente puedan trasladar al Consejo Superior de Deportes de forma unitaria.

ADESP, foro en el que está la inmensa mayoría de las federaciones españolas, entiende que se avecina “un grave problema deportivo nacional”. Sin un horizonte claro de si se podrán reanudar las competiciones o no dado que el estado de alarma se ha prorrogado hasta el 11 de abril. Además, en cualquier caso haría falta un plazo mayor para la puesta a punto de los deportistas, confinados en casa, y un margen temporal razonable que evitara futuros contagios. Las ligas de balonmano, waterpolo, rugby, hockey, las de baloncesto dependientes de la Federación Española como la LEB o la femenina, o voleibol no tienen campeones y están a medio concluir. Pero tampoco forma de determinar ascensos y descensos, lo que podría derivar en reclamaciones judiciales posteriores.

ADESP pretende obtener del CSD “una herramienta legal” dado que entiende que hay “un vacío legal” al respecto debido a que el momento es excepcional. “Al mismo tiempo, se ofrecería al CSD una postura conjunta de todas las federaciones para la resolución de esta situación”. Toda la pirámide deportiva de numerosas federaciones está sustentada en un formato de ligas, que ahora quedan en el limbo. “Se trata de anticiparse a demandas y reclamaciones”, explican.

Rugby, por ejemplo, se ha dado de plazo hasta el 30 de abril para decidir, cómo acabar sus ligas, “pero tener que suspenderlas es cada vez menos descartable y tomar una decisión sin apoyo legal podría acarrear consecuencias en el ámbito federativo”, apuntan. Desde la de Balonmano, su presidente, Francisco Blázquez, tiene intención de “acabar todas las competiciones” y que en cualquier caso haya “ascensos y descensos”. Pero las dudas planean sobre cómo arbitrar un sistema sin grietas. En voleibol, la Española acordó dar por terminadas las superligas-2 masculina y femenina, decisión que refrendaron un 92% de los clubes, pero sus órganos competentes deben decidir si la clasificación dicta tal cual quién sube o baja.