NATACIÓN

Pellegrini alarga su carrera otro año para ir a sus quintos Juegos

La italiana, medallista en Atenas 2004 con 16 años, dijo en sus redes que "tendré que nadar otro año, no lo quiero creer, parece un chiste, el destino".

0

Federica Pellegrini ha protagonizado esta semana uno de los vídeos más divertidos y lo ha colgado en su cuenta de Instagram. Aparece Pellegrini metida en la cama, tapada completamente con la colcha, cuando de golpe le suena un despertador y rápidamente se levanta. Ha dormido con el bañador, gorro incluido. A sus 31 años (32 en agosto), la campeona olímpica se coloca a los pies de la cama para empezar su entrenamiento.

Pellegrini se lanza a la cama como si fuera una piscina, empieza a mover su brazos como si nadara crol, vira con los pies chocando con la soporte de madera y prosigue otro largo. La italiana intenta tomarse con algo de humor la situación de los nadadores. "Es correcto aplazar los Juegos, nos preparemos de la mejor forma. Debemos volver a programar todo. ¡Ojalá mi cuerpo aguante un año más!", comentó.

Cuando conoció la noticia, la nadadora no supo cómo tomárselo, aunque rápidamente aceptó la realidad: "Ahora es oficial, los Juegos se aplazaron un año, serán en 2021. Acabo de recibir la noticia y estoy un poco en una encrucijada. Por un lado, tendré que nadar otro año, no lo quiero creer, parece un chiste, el destino. No puedo terminar de nadar", comentó, pues Pellegrini, que ya lleva años sopesando en la retirada, tenía pensado dejarlo después de Tokio.

Ahora deberá dejar de nadar con casi 33 años después de una carrera brillante, que le ha convertido en un icono en Italia y en una de las nadadoras más célebres del circuito acuático desde que irrumpió en los Juegos de Atenas, en 2004. Allí fue plata en los 200 libre, mientras que en Pekín 2008 se colgó en oro. En los Mundiales ha marcado varios hitos: se ha colgado 11 medallas (seis de oro), y en los 200 libre se ha subido a todos los podios desde Montreal 2005, sin excepción, lo que supone colgarse medalla en ocho Mundiales seguidos.

Pellegrini ha devorado a otros fenómenos que han intentado quitarle la corona en los 200 libre, como Katinka Hosszu, Katie Ledecky o Sarah Sjöstrom. Su récord del mundo en esa prueba aún perdura, nadie ha conseguido rebajar sus 1:52.98.