VELA OLÍMPICA

Tara Pacheco: la 'reina' de Arguineguin

Ese pequeño núcleo urbano de Mogán (Gran Canaria) es la cuna de dos futbolistas de leyenda Juan Carlos Valerón y David Silva, sus dos 'reyes'. Ahora, la regatista aspira al oro olímpico.

Tara Pacheco: la 'reina' de Arguineguin

Arguineguin es un núcleo urbano de 2.500 habitantes perteneciente al municipio de Mogán al suroeste de la isla de Gran Canaria. Es conocido por su turismo y por dos nombres ilustres del fútbol español y de la Selección: Juan Carlos Valerón y el actual capitán del Manchester City, David Silva.

 Y junto a ellos está otro deportista menos conocida para el gran público. la regatista olímpica Tara Pacheco van Rijnsoever, de 31 años y que representará a España en la clase Nacra17 (catamarán míxto), junto al barcelonés Florian Trittel, en los JJ.OO. de Tokio.

El dúo español no se pone límite y Tara lo expone claramente, "nosotros pensamos 24 horas del día en esto. Y lo hago porque amo la vela y porque sueño con ser campeona olímpica en este deporte que tanto me ha dado".

PIensa que está en su mejor momento para afrontar los Juegos si bien reconoce, "es verdad que parar por el coronavirus para un deportista es una faena, pero, además,  no vale la pena ir a un sitio donde puedes caer enfermo y poner en riesgo la vida".

Compitió en Londres 2012 en la clase 470 junto a Berta Betanzos (10ª) y en Río 2016 junto a Fernando Echávarri en el Nacra17 (11ª). Ahora está a la espera de su tercera participación siendo la patrona del catamarán, una función que solo realizan tres mujeres en todas las tripulaciones del Top20 mundial de la clase.

Quienes la conocen bien dicen de ella que es tiene un gran personalidad y muy competitiva. "Siempre he sido persona a la que no le gusta perder ni a las chapas. No me gusta ni perder comiendo. Como y como la primera; llego para ducharme y me ducho la primera. Mi vida es una continua competición", señala.

Desde pequeña ya le atrajeron los deportes: compitió en natación, atletismo, fútbol y karate, pero a los diez años la vela la atrapó y siempre ha dicho que, "para mí la vela es lo que soy yo, mi forma de ser".

Tara nació en el seno de una familia modesta formada por el cacereño Florencio Pachecho y la holandesa, Elsa Van Rijnsoever, que llegó de vacaciones a Gran Canaria hace más de 40 años y se quedó para siempre. Ahora, ambos gestionan un restaurante el 'Don Quijote' en la playa de Puerto Rico de Mogán.

La regatista olímpica paso parte de su infancia en el restaurante y no es de extrañar su afición por la cocina porque cuando tenía nueve años, ya se ponía el delantal y se metía entre fogones para echar una mano a sus padres, junto a su hermana Tamara.

Su madre Elsa siempre ha dicho que, "yo soy una mujer positiva y en eso Tara y yo nos parecemos. Nos gusta afrontar los retos de la vida y ponernos metas".

Allí en el pequeño Club Regatas Suroeste de Mogán, su club, fundado por Mariano 'Pillo' Laforet, director de la Escuela de Vela 'Joaquín Blanco' y  que, a su vez, es el director técnico y entrenador del Club. que fue su primer entrenador,  se empezó a forjar una de las mejores regatistas canarias.

Con solo 17 años se le presento la oportunidad de entrar en el CEAR de Vela de Santander y la aprovecho porque "quería darme la oportunidad de ver hasta dónde podía llegar y de lo que era capaz de hacer".

Con la ayuda y el esfuerzo inestimable de sus padres, los resultados empezaron a llegar y con ellos becas para tirar adelante en la vela olímpica. Junto a la cántabra Berta Betanzos, trabajaron durante cuatro años, lograron plaza para Londres 2012, finalizando décimas. En el camino quedaban el campeonato del mundo júnior de 2009 y el absoluto de Perth (Australia) en 2011.

Después de Londres, Tara y Berta tomaron caminos distintos. En 2013 la mogense parecía decantarse por la clase 49er.FX., pero el campeón olímpico Iker Martínez le propuso competir en los Nacra17, una clase nueva que sería olímpica en Río 2016, entrenados por el también campeón olímpico Fernando Echávarri.

Después de lograr el oro en el Europeo de 2014, ambos se separon del Mundial de Santander, donde ella no puede competir por lesión. En enero de 2015, Tara pasa a formar equipo con Fernando Echávarri, entrenados por Santi López Vázquez y Víctor Payá, compitiendo en Río 2016 siendo undécimos. Posteriormente, lograban la medalla de plata en el Mundial 2017.

En febrero de 2019 Echávarri deja la vela olímpica para integrarse en un nuevo proyecto y Tara empieza a trabajar con el catalán Florian Trittel  y sus buenas actuacioes son las que les lleva Tokio. Tara explica que, "ha sido un ciclo olímpico de cuatro años de incertidumbre, con muchas subidas y bajadas, algunos cambios y ahora tengo un 'rol' distinto en el barco como patrona, pero en menos de un año hemos logrado la clasificación de la clase por país y la del equipo".

"Hemos trabajado duro, muchas, muchas horas y parecía que el momento no llegaba nunca, pero en estos años he aprendido que nunca voy a rendirme", ha apuntado la canaria.

Ha agradecido los apoyos recibido del Ayuntamiento, empresas y hoteles de su población natal. "Ellos han hecho posible que el proyecto pudiera tener unos medios que la Federación no podía asumir".

También destacó el importante papel de su nuevo tripulante porque, "al principio no me veía capaz de asumir el 'rol' de patrona y lo he conseguido gracias a Flo (Florian Trittel) que es el 'motor' del barco. Él es un poco más joven que yo (25 años), tiene una energía brutal y casi había dejado la vela olímpica. Yo sabia que tenía talento, pero me ha dejado con la boca abierta también como compañero".