BOXEO

Tokio sobre la campana

Gabriel Escobar y José Quiles lograron clasificarse para Tokio 2020 en la últimas sesión que permitió el COI antes de suspender el preolímpico de Londres.

0
Reportaje con Gabriel Escobar y José Quiles tras clasificase para Tokio 2020.
DIARIO AS

Minutos antes de salir de su hotel de Londres para ir al Cooper Box Arena, Gabriel Escobar y José Quiles, junto con el resto de la Selección, recibieron la noticia de que el COI posponía el Preolímpico por la crisis del coronavirus. Sus combates de esa tarde iban a ser los últimos. "Fue como un todo o nada. Para mi una motivación extra que me vino bien", admite Quiles a AS todavía desde la capital inglesa. El equipo regresará a España en las próximas horas y lo hace con la satisfacción de que el valenciano, en 56 kg, y Escobar, en 52 kg, sellaron su billete para Tokio. Aunque también lo hace con la incertidumbre de no saber cuándo terminará el torneo (se retoma desde el mismo punto en el que se dejó).

España volverá a la competición con Melissa González (-60 kg), Miguel Cuadrado (75 kg), Gazi Jalidov (81 kg) y Enmanuel Reyes Pla (-91 kg) con opciones de logra plaza para los Juegos. El resto, quienes ya han sido eliminados, tendrán que esperar al preolímpico mundial de París (del 13 al 24 de mayo). Además, los dos ya clasificados pelearán por el oro. "Todo será más relajado, pero hay que pensar en llegar igual de bien preparados para lograr la mejor posición, ya que todo ranquea para poder ser cabeza de serie en los Juegos", apunta Quiles. "Lo más difícil ya está hecho, pero ahora quiero volver y lograr el oro", añade Escobar.

Cuando regresen los harán sabiendo su futuro lejano y también el cercano, ya que la incertidumbre en los días previos fue alta. "Veníamos con algo de miedo a que una vez aquí suspendiesen todo y tener que esperar bien preparados sin fecha. Lo que no creíamos que fuese a ocurrir es esto, que pasen la competición a la mitad", admite Escobar. El madrileño, de 23 años y actual campeón de Europa, es el principal baluarte del equipo. Ganó con gran superioridad al ucraniano Dmytro Zamotayev. "Creo que estoy en mi mejor momento", reconoce sonriente. Su evolución es clara y todo el mundo esperaba verle en Tokio, aunque él no se metía presión. "Yo hago lo que me gusta. Si sale bien y si no, se intentará en la próxima". 

Con más dudas llegaba José Quiles, de 22 años. Su combate contra el albanés Krenar Zeneli fue más igualado, pero su calidad marcó la diferencia. Confirmó su calidad y se quitó un peso de encima. "Llevo un año en el que he tenido varias lesiones. Ha sido duro. Todos me decían que estuviese tranquilo, que tenía posibilidades… Mentalmente llegaba al 100%, físicamente no del todo, pero al final todo ha salido como queríamos. Ahora mismo estoy en una nube", reconoce Quiles.

Con su clasificación, España ya cumple el objetivo que se había marcado la Selección. Quería igualar los dos representantes de Rio 2016 (desde Barcelona 92, con siete, España no clasifica más de dos púgiles), aunque ahora las miras se ponen más alta. "Seguro que cuando volvamos a Londres nos vamos con algún billete más para Tokio", sentencia Escobar.