Ademar León Ademar León
29
FIN
26
BM Logroño BM Logroño

BALONMANO | COPA DEL REY

El Ademar se toma la revancha pendiente con el Logroño

Ganó el equipo leonés ante unos riojanos que jugaron sin lateral zurdo, y que en la segunda mitad prescindieron de su goleador Scott.

El Ademar se toma la revancha pendiente con el Logroño
David Fernandez EFE

El Ademar de León y el Logroño ya están en paz en Madrid, al menos eso debió pensar al acabar el partido algunos de los supervivientes de la derrota de hace dos años en el Madrid Arena, también en la Copa del Rey, cuando los riojanos se impusieron por un gol para jugar la final. Esta vez ganó el Ademar 29-26 (14-15) espoleado por Acacio Marques en la segunda parte, ante un rival que notó la falta de un lateral zurdo en la primera línea, y que para sorpresa general dejó inédito en la segunda parte a su goleador Scott (ocho tantos en la primera mitad).

La realidad es que en la Caja Mágica este partido se jugó casi a puerta vacía, porque se jugó con un diez por ciento del aforo, desperdigado por la grada. En otra cancha la pasión y la velocidad del juego se hubiese transmitido de otra manera, para generar un duelo incluso más intenso entre los dos equipos que persiguen a distancia al Barça en la Liga. Y esta vez se impuso la jerarquía: ganó el segundo al tercero de la tabla liguera.

En un partido de alternativas, de muchas rotaciones por parte de ambos equipos, Manolo Cadenas tal vez tuvo una mayor posibilidad de variantes homogéneas: cada jugador tenía un relevo de las mismas condiciones. En el Logroño no: sin Garciandia, sentado por un esguince, Kukic pasó al lateral, y en ocasiones hasta el extremo. Más o menos lo llevó bien el equipo riojano gracias a la explosividad de Scott, imparable para la defensa leonesa, que le dejaba lanzar desde ocho o nueve metros, y eso letal. El francés dejó a los suyos en ventaja, para no volver más.

Y es que al Logroño le faltó instinto en la segunda mitad, cuando en el Ademar sólo Marques aportaba y se escapaban los de Velasco con tres tantos de renta. En ese estado de cosas, los leoneses tiraron de experiencia: Caroy y Juanjo Fernández atrás, y el pivote Marchán sacando tajada a lo que pasa por los seis metros. Eso, con un Patotski inspirado, cambiaron el rumbo del un choque en el que lo mejor para el Logroño fue ver la aportación de Eduardo Cadarson de central, dando la impresión de que la marcha de Kukic a Portugal la próxima temporada no será un problema.