ESQUÍ

La Copa del Mundo femenina de esquí peligra por el coronavirus

Los organizadores mantienen la prueba, que se celebrará este fin de semana en la estación italiana de La Thuile, pero trabajan en otras alternativas.

La Copa del Mundo femenina de esquí peligra por el coronavirus

Las pruebas de la Copa del Mundo femenina de esquí que debían celebrarse este fin de semana en la estación italiana de La Thuile están en peligro por la expansión del coronavirus en el país transalpino. Mauro Vegni, uno de los organizadores de la prueba, mostró el lunes su confianza en que finalmente no habrá que aplazar este campeonato, aunque reconoció que no existe un plan B que aplicar si la alerta sanitaria llega al máximo. “Esperaremos a ver cómo evoluciona la situación, pero un cambio de trazado no tiene sentido”, declaró Vegni. La estación se encuentra en el Valle de Aosta, una zona de Italia a la que el coronavirus no ha llegado, pero la Federación Italiana de Deportes de Invierno (FISI) no descarta ningún escenario, incluso que las pruebas del fin de semana se celebren a puerta cerrada.

La expansión del coronavirus en Italia, que ya se ha cobrado siete víctimas mortales y que ha tocado cinco regiones del país, ha provocado que se hayan tomado medidas excepcionales, como la suspensión del carnaval de Venecia, y que otros eventos, como la clásica ciclista Milán- San Remo, estén en peligro de seguir el mismo camino. La FISI decidió cancelar el pasado domingo las competiciones que estaban previstas en Lombardía y el Véneto, dos de las zonas del país a las que ha llegado el coronavirus, pero ha incluido una excepción tanto para la Copa de Europa que se está disputando en Folgaria como para el Mundial. Sin embargo, el empeoramiento de la situación ha provocado que la celebración de esta prueba vuelva a estar en cuestión y que los organizadores, que son partidarios de mantenerla, estén planteándose otras opciones.

El programa del fin de semana incluye un Super-G y un combinado, y en él participará, entre otras, la actual líder de la clasificación, Federica Brignone, que se juega en casa gran parte de sus opciones para hacerse con el título final. Este fin de semana también se celebrarán las pruebas masculinas de la Copa del Mundo, que inicialmente se producirían en China, pero que finalmente se han cambiado a la localidad austriaca de Saalbach por el coronavirus. La Copa del Mundo se decidirá también en Italia, concretamente en Cortina d’Ampezzo, entre el 18 y el 22 de marzo.