NFL | KANSAS CITY 31 - SAN FRANCISCO 49ERS 20

Mahomes hace magia y los Chiefs ganan la Super Bowl tras 50 años

La joven estrella de los Chiefs remonta ante los 49ers y conquista su primer anillo de la NFL, el segundo título de la historia del equipo de Kansas City.

Para los aficionados de los Kansas City Chiefs, fueron 50 años de espera. Para Andy Reid, el entrenador más ganador de la NFL sin nunca haber ganado una Super Bowl, fueron 20 años. Dos décadas liderando equipos de altísimo nivel, pero que por un motivo u otro, siempre acaban el año con derrotas decepcionantes en los playoffs. Algo le hacía falta para dar el último paso hacia la gloria. Algo no. Alguien. Patrick Mahomes. La nueva superestrella de la NFL que había nacido tan sólo cuatro años antes de que Reid empezara su carrera como entrenador jefe en la liga.

Un pequeño genio que, en su tercera temporada, la segunda como titular, lideró a sus Chiefs en una remontada espectacular contra el San Francisco 49ers para llevarse en Miami la Super Bowl (31-20) de vuelta al gran estado de Missouri y para convertirse en el MVP de la final de la NFL más joven de la historia, con 24 años.

San Francisco dominó 54 minutos del partido con una defensa feroz, que interceptó Mahomes dos veces, y un ataque eficiente, que promedió 6,4 yardas por carrera y puso al equipo de California con una cómoda ventaja de 10 puntos a falta de poco más de seis minutos para el final de encuentro. Pero ahí fue cuando Mahomes se puso la capa de Superman y lideró a los suyos en dos campañas de ataques impecables, disecando a la mejor defensa de la liga como si estuviera en el patio del cole.

Fue apenas la segunda vez en la historia de la NFL que un equipo pierde un Super Bowl tras tener una ventaja de diez puntos o más. Ambas tiene algo en común, Kyle Shanahan, entrenador jefe de los 49ers, que coordinaba el ataque de los Atlanta Falcons que perdieron ante los New England Patriots de Tom Brady tras estar ganado 28 a 3 hace tres años. Shanahan, que había sido señalado entonces por no haber gestionado bien el reloj y el tiempo de posesión, volvió a ser criticado este año por el mismo motivo. Su equipo tuvo el balón en tres ocasiones distintas en los últimos seis minutos del partido, incluso faltando dos minutos y medio y necesitando tan sólo un touchdown para conquistar la victoria.

Y falló miserablemente ante la total inoperancia de su quarterback, Jimmy Garoppolo, que completó sólo tres de once intentos de pases, para 36 yardas y una interceptación en el último cuarto del partido. Mahomes, en el mismo período, pasó para 141 yardas y dos touchdowns. Una diferencia que se vio reflejada en el marcador final.

La defensa de San Francisco jugó un partido casi perfecto durante los primeros 54 minutos, logrando al principio parar las ofensivas de los Chiefs con mucha presión a Mahomes, que fue interceptado por segunda vez a falta de 12 minutos para el final, cuando los 49ers lideraban 10-20 y el partido parecía sentenciado si los californianos lograban volver a marcar.

Pero tras un drive nulo del ataque de Shanahan y Garoppolo, fue el momento de Mahomes comenzar a brillar. Acorralado en dos jugadas de tercera para 15 y para 10 yardas, el QB de los Chiefs sacó un pase de 44 yardas espectacular para Tyreek Hill y fue ayudado por una falla de la defensa, que hizo una intercepción de pase dentro de la end zone y que puso a Kansas City en la línea de gol. Ahí Mahomes pasó para Kelce y dejó el partido a tan sólo tres puntos para los 49ers (17-20).

La grada de los Chiefs, que era gran mayoría en el estadio de Miami, se despertó y San Francisco sintió la presión, devolviendo la pelota a Mahomes una vez más tras tres intentos fallidos de conseguir el first down. Y el quarterback de los Chiefs siguió convirtiéndose en leyenda y lideró a su ataque para la remontada, con un pase de touchdown para su running back, Damien Williams (24-20).

Garoppolo tuvo la pelota en sus manos a falta de dos minutos y medio para el final, necesitando un touchdown para la victoria. El quarterback de los 49ers marchó hasta la línea central del campo pero paró en tres intentos fallidos de pase y le devolvió la pelota a Mahomes, que todavía tuvo tiempo de marcar un touchdown más con una carrera de Damien Williams (31-20).