España
37
FIN
28
Bielorrusia

BALONMANO | CAMPEONATO DE EUROPA

Gonzalo Pérez lanza a España a las semifinales en Estocolmo

La actuación del portero, con una segunda mitad para enmarcar, ayuda a los Hispanos a pasar por encima de Bielorrusia. Se jugarán el primer puesto con Croacia.

Gonzalo Pérez lanza a España a las semifinales en Estocolmo
REUTERS

Era necesario un punto. Pues dos. Así, con solvencia, España se mete en las semifinales del fin de semana en Estocolmo, convirtiendo el partido del miércoles ante Croacia en un choque testimonial para ambos equipos, en los que sólo se jugarán, y es mucho, el orgullo personal, entre un equipo crecido, el croata, y otro que lleva años en la élite continental, el español. Y esto pasó tras media hora de angustia ante Bielorrusia (16-17), para acabar arrollando: 28-37.

El partido tiene muchas aristas. La primera, con España alternando las defensas, entre el 5-1 y el 6-0, constantemente, con poca fortuna en el lanzamiento exterior, pero con los extremos en racha. Y con mucha atención al grandote Kulesh y al pivote Karalek, aunque con tanta atención era el extremo Vailupau quien hacía daño tras un pobre arranque español.

Momento clave, la segunda exclusión de Karalek, que en su pelea personal con Aginagalde, compañero en el Kielce y el futuro titular de los polacos, perdió el duelo, y acabó expulsado por la tercera exclusión en el minuto 42. Pero antes ya había estado mucho tiempo sentado, lo que permitió a los Hispanos marcar sus objetivos. Sólo quedó Kulesh para inquietar, y ya no era para tanto.

Es decir, tras media hora de incertidumbre porque no había manera de romper el partido, llegó otra media hora para disfrutar por el acierto en la portería (Gonzalo Pérez hizo un 40 por ciento de acierto en este periodo) y porque Bielorrusia tuvo que jugar a la desesperada porque necesitaba ganar para no irse a casa, Y de su suerte también dependía la de Alemania, cuya afición en Viena fue menguando a media que caían los minutos y se mantenía la actuación coral de los españoles, con especial aportación de los zurdos, porque entre Maqueda, Álex Dujsebaev, Gómez y Solé aportaron 23 tantos. Y se encontraron con la ayuda ofensiva de un soberbio Ángel Fernández, siete, de siete lanzamientos, y siempre atrapando balones sin dueño que siempre encuentra él. El cántabro es una especie de asesino silencioso, de los que no llaman la atención... hasta que se miran los números, porque tampoco es explosivo en las formas.

Debutó Goñi, lateral izquierdo, para dar descanso a Cañellas y Enterríos, que son los que se rotan en el lateral. Defiende, lo que es un plus, y ataca, marcando un gol en su único lanzamiento para disfrute de sus compañeros, que lo celebraron casi como si fuese el tanto del partido. Era una especie de bienvenida para un compañero que nunca se había ido, y que estaba con ellos desde el primer día y que participa en esta carrera para mantener el oro de Croacia de esta España que sigue invicta.