ATLETISMO | DESCUBRE A...

Sasha Zhoya: la joya de Francia que mezcla vallas y pértiga

De 17 años, tiene los récords mundiales Sub-18 de 110 vallas y pértiga. Nació en Perth (Australia), tiene madre francesa y padre de Zimbabwe.

Sasha Zhoya: la joya de Francia que mezcla vallas y pértiga
Mark Metcalfe Getty Images

Sasha Zhoya tiene 17 años y hace todo bien. Corre el 110 vallas (aunque a 0,91, no 1,06) en 12.87, salta 5,56 en pértiga, hace 20.91 en 200 y el fin de semana hizo 7.57 en 60 vallas de su categoría Sub-18 (vallas a 99 centímetros). Ágil, veloz y potente. Es ejemplo de mestizaje. Él nació en Perth (Australia), su madre, Catherine, es una exesquiadora de élite francesa y su padre, Yonah, un músico de Zimbabwe. “Nunca vi un talento igual, es algo muy raro. El cielo es su límite”, decía a la ABC el entrenador y expertiguista australiano Paul Burgess.

El dilema para Zhoya era elegir por qué país competir y finalmente se decantó por Francia. Los Juegos de París 2024 en el horizonte y el profundo sistema de ayudas influyeron en la decisión del que muchos denominan una especial de nuevo Usain Bolt, cuyos registros en 110 vallas y pértiga son los actuales récords mundiales Sub-18, en una lista en la que está el Relámpago en 200 (con 20.13) o Javier Sotomayor (2,33).  

El otro dilema para Zhoya es qué tipo de entrenador tener, porque es muy poco usual que un técnico de vallas sea también especialista en pértiga. Se pondrá a las órdenes de Phillipe D’Encausse, el técnico que guió los pasos de Renaud Lavillenie, actual plusmarquista mundial de pértiga, que vive en Clermont Ferrand, donde tiene todo un centro de tecnificación de ‘garrocha’. Por ejemplo, Zhoya saltaba con 16 años cinco centímetros más que el prodigio Duplantis. Y Ladji Doucouré, conocido exvallista francés guiará sus pasos en las vallas.

“Es una elección profesional, por lo que analizamos las oportunidades para poder competir en tantas competencias de alto nivel. Y es en Europa donde sucede todo. Eligió esto a ser grande en un estanque vacío”, explicaba su madre Catherine.

A Zhoya los Juegos de Tokio le llegarán muy joven, pero ya comenzará dar coletazos para el gran proyecto París 2024. “Es una suerte poder acoger a un atleta así”, explicaban desde la Federación. En Australia estaban “dolidos”, pero le desearon lo mejor.

De todas formas, el joven Sasha regresará a Perth en temporada baja porque tiene otra pasión: el baile. Y quiere ingresar en la Academia Australiana de Artes. La joya del atletismo es un tipo polifacético, mestizo… que eligió competir por Francia.