España
33
FIN
26
Alemania

BALONMANO | CAMPEONATO DE EUROPA

Los Hispanos vuelven loca de remate a una Alemania gris

Triunfo amplio, justo y merecido de una España en su estrategia, que con esta victoria casi se asegura un puesto en la fase final y con dos puntos.

Morros frena a Hafner.
Ole Martin Wold AP

En un partido de grandes equipos, los Hispanos fueron unos colosos, con un triunfo contra Alemania que entraba en la lógica, pero que era impensable la manera de conseguirla: 33-26 (14-11), sin sufrimiento por el marcador, que es la mejor manera de disfrutar del juego, Porque España, su planteamiento táctico, volvió locos a los los alemanes, y Christian Prokop no encontró la manera de descubrir los secretos que le tenía preparados Jordi Ribera, siempre un paso por delante del preparador teutón.

De entrada, defensa 5-1 de España con Álex Dujsebaev de avanzado. Un lío a resolver. Sin ideas claras de cómo atacar. A la desesperada, y en jugadas individuales, Gonzalo Pérez inicio su exhibición (paró tres de cinco penaltis, además) que le convertiría en el jugador del partido en competencia con Álex. En esta primera mitad, en la que los Hispanos sentaron a Wolff por Bitter, el esperado mejor portero del mundo del futuro, pero vulgar en este encuentro, sólo hubo un momento tibio del equipo español, mediada la primera mitad, cuando Alemanía avanzó su 6-0 para colocar a Pekeler de avanzado al estilo de lo que hacía en sus tiempos Croacia con Vori.

Para los españoles un 5-1 no debería ser un problema, pero lo fue. Y la Selección encajó un 0-5 doloroso en cinco minutos, Por fortuna no se alarmó nadie, no hubo precipitaciones exageradas, se mantuvo la disciplina, ahora con Sarmiento al mando, para mantener un colchón al descanso: 14-11.

En la segunda parte, de inicio 6-0, con Guardiola y Morros con el centro, escoltados por Cañellas y Maqueda. Otro lío para Prokop. No lo tenía previsto con aquella rotación propia. Y se encontró con bofetada tras bofetada de los españoles, para crecer las diferencias a nueve goles, porque cuando ya estaba vislumbrando una salida se topó de nuevo con el 5-1 sin solución, mientras que los de Ribera se movían con celeridad, y la circulación y continuidad era constante.

Al final, muy al final, la única apuesta alemana fue la de tirar por la calle de en medio, acciones personales de uno contra el mundo y zurriagazo con dos pivotes y sin portero. Fue sólo un canto a la desesperada mientras que España, con esta victoria tiene la segunda fase a tiro. Sólo una derrota por más de nueve goles ante Países Bajos el lunes (siempre que Alemania gane) le mandarían a casa; de otro modo, a Viena.. Y si Alemania no falla, con dos puntos, casi rozando las semifinales.