ESPAÑA
33
FIN
22
LETONIA

BALONMANO | CAMPEONATO DE EUROPA

Los Hispanos derriban al Goliat letón con una defensa astuta

Pese a las expulsiones de Maqueda y Morros antes del minutos 31 y de un inicio dubitativo, España impuso su entramado que abrumó a Letonia

Raúl Entrerríos.busca un pase delante de Kristopans.
NTB SCANPIX via REUTERS

Debut y victoria de la manera que había que sumarla. No en el primer ataque, sino a lo largo de la hora de partido. El 33-22 (14-11) ante la Letonia del gigante Kristopans en un encuentro en que en el minuto 31 los Hispanos se habían quedado sin Maqueda y sin Morros, expulsados por rojas directas por golpes en la cara tras ver la jugada repetida en el vídeo, y que sin embargo los sistemas defensivos no acusaron las ausencias de dos jugadores importantes en esa posición, es una buena noticia superada la incertidumbre del momento.

Y es que la defensa marcó el partido porque la intensidad de los Hispanos fue superlativa. Sí, se tardó seis minutos en sumar el primer gol; sí, Kuksa estaba inmenso en su portería; síi Kristopans imponía su presencia para estar pendientes de sus acciones. Pero todo eso estaba expuesto, y se intuía que podía ocurrir. Frente a eso, paciencia, rotaciones, y el 5-1 en acción con Álex Dujsebaev para recuperar balones, para generar malos pases de de los letones, y a correr. De esa manera España logró remontar y llegar al descanso con ventaja: 14-11.

Con el marcador a favor, con España iniciando la segunda parte con el saque, con la defensa recompuesta por las bajas, con Dani Dujsebaev de Maqueda, con Guardiola en el centro, con Cañellas al lado, saliendo al gigante, anulando sus líneas de pase, Ariño, Ángel Fernández y Gómez empezaron a sumar.

Y en el juego posicional, aunque Aginagalde estaba bloqueado por Kristopans (jugó todo el partido, marcó 7 goles), el vasco fue un apoyo para los suyos. Y luego Figueras le suplió para que su movilidad descolocase más a los letones, que acabaron suicidándose con un ataque con siete y sin portero ante unos Hispanos astutos que se adelantaban a sus acciones combinativas para robarles la cartera y cerrar el encuentro con un esperanzador 33-22 como para creer en esta Selección.


Jordi Ribera: "Nos hemos sabido adaptar a todo lo que iba pasando"

El entrenador de la selección española de balonmano masculino, Jordi Ribera, ha afirmado que sus pupilos se habían "sabido adaptar a todo lo que iba pasando" durante el partido ante Letonia, que este jueves ha significado un estreno con victoria (33-22) en el Campeonato de Europa.

"Teniendo en cuenta que era el primer partido, pienso que nos hemos sabido adaptar a todo lo que iba pasando a lo largo del partido y al final hemos sacado una ventaja de 11 goles", ha comentado Ribera a los medios oficiales de la Real Federación Española de Balonmano.

"Está claro que, cuando te quedas con dos jugadores menos, te altera las rotaciones y creo que el equipo, como siempre he dicho, está muy metido. Y sabía que eso iba a generar más dificultades", ha señalado sobre las expulsiones de Jorge Maqueda y Viran Morros por roja directa.

"Pero en la segunda parte, pese a la ausencia de Jorge y de Viran en el trabajo defensivo, hemos estado bien. Hemos recuperado balones y Gonzalo (Pérez de Vargas) ha estado muy bien en la portería, sacando balones también importantes", ha relatado.

Igualmente, Ribera ha destacado el empeño de los Hispanos en defensa. "Yo pienso que la mixta, el 5-1... Hemos revolucionado un poco su ataque y eso nos ha ayudado a recuperar balones para salir al contraataque. Son partidos que hay que intentar romper para no llegar al final con un resultado ajustado", ha dicho al respecto.

"El marcaje de Kristopans siempre es complicado cuando tiene una ventaja, sobre todo cuando está fresco. En la primera parte nos ha generado problemas, como tenía que ser porque cada equipo que se clasifica tiene sus características; y la característica de este equipo es la participación de Kristopans", ha subrayado.

"Y los demás evidentemente saben jugar. La portería nos ha sacado unos cuantos balones al principio, que eran balones para entrar, balones que eran teóricamente de seis metros; pero no han entrado y quizá eso nos ha generado un poco de ansiedad", ha admitido finalmente.