BALONMANO | MUNDIAL

Eli Pinedo: "Las Guerreras merecen respeto; esta final es grandiosa para nuestro deporte"

Elisabeth Pinedo, 17 años de trayectoria y mito de Las Guerreras, confiesa que ahora sufre más como comentarista de TVE. Charla con AS de la final España-Holanda de hoy (12:30, La 1).

Eli Pinedo: "Las Guerreras merecen respeto; esta final es grandiosa para nuestro deporte"
FERRAN ZUERAS DIARIO AS

¿Sigue emocionada con esta final para Las Guerreras?

Muy emocionada. Antes lo hacía con ellas y ahora estoy aprendiendo a emocionarme detrás de los micros. Sufres. ¡Es mucho más fácil meter goles desde el córner que aguantar los nervios en cabina! ¡Se lo aseguro!

¿Hay consciencia real de la dimensión de lo logrado?

Creo que no. Ni siquiera yo. Más allá de que podamos ser campeonas del mundo, que sería algo extraordinario, esto es algo grandioso para el deporte y el balonmano femenino. Se merecen todo nuestro respeto, están jugando de libro y, sobre todo, nos están haciendo sentir. Antes no me daba cuenta. Era una de ellas. Ahora sí lo entiendo. Pase lo que pase estamos tan orgullosas...

De rebote a la final cantaron las jugadoras. ¿Lo que se dijo supuso una motivación extra?

Totalmente. Salieron a disfrutar y también a darle en el morro a todos los que pusieron esos titulares. Se lo digo de primera mano. Duele cuando sabes que estás ahí por méritos propios. Han jugado mejor al balonmano que los demás. Han ido creciendo, hubo un cambio generacional, todos tuvimos que tener paciencia para verlas evolucionar, un cambio de seleccionador también... Los resultados han llegado porque se ha trabajado muy bien.

¿Qué final imagina?

Holanda tiene en la portería un nivel altísimo y hay que intentar ser efectivas. Si Wesster no entra en el partido tenemos muchas opciones. Y luego están Polman y Abbingh, dos jugadoras clave que llevan el control del ataque. Hay que frenarlas como hicimos con Oftedal contra Noruega. Y cometer pocos errores porque ellas corren muy bien al contraataque. Nuestra mejor defensa será la portería y a partir de ahí toda la confianza para contraatacar y el ataque posicional. Ganaremos si nos salimos todas. El éxito del grupo es que todas suman y no hay ninguna por encima del resto. Cuando hemos conseguido cosas ha sido así.

¿Con quién habla más? ¿Le piden consejos?

Hablo con Darly, Silvia, Nerea, pero al resto las conozco de haber jugado contra ellas. Están entusiasmadas y con la templanza de saber que están en una final. A veces escribo a las extremos para darles algún consejo, aunque el mejor es que las finales hay que disfrutarlas. Las finales son para disfrutarlas. Y cuando se cuelguen el oro hay que celebrar. Nosotras ganábamos para celebrar y las que están ahora lo saben.

¿Siente que el balonmano femenino ha estado olvidado?

Hasta que no conseguimos medalla no salimos en los medios y luego estamos quince días en las portadas y la gente se vuelve a olvidar. Los patrocinadores también tienen que invertir en los clubes para que podamos traer a Las Guerreras a España.

¿Cómo se ve como comentarista en Televisión Española?

Cada vez más cómoda, cogiéndole el truco a contar lo que pasa y buscando llegar al público menos entendido. A Ángel Cárceles nunca le escuchaba narrar porque siempre me tocaba jugar. Ahora cada vez hacemos mejor tándem.

Entrena con el Alcobendas. ¿Sigue teniendo gol?

¡Vamos que si tengo! Y desde el córner y con el 17. (Risas)

¿Qué tal las defensas?

Intentan defenderme, pero yo tengo experiencia, picardía... Siempre fui competitiva. (Risas).

¿Ha sido difícil el paso de la retirada a la nueva vida?

Mucho. Muy duro. Me retiré después de unos Juegos a un nivel deportivo muy alto, sin que mi rendimiento bajara y de repente la vida te cambia completamente. Empiezas una nueva etapa, diferente, donde hay que buscarse la vida. Antes te venían a tocar la puerta y ahora quizás te toca a ti tocar alguna puerta. Hay un luto que pasamos los deportistas cuando nos retiramos. Lo pasas sí o sí. Mentalmente hay que estar muy preparado y ser muy optimista con la vida. Y todo cuesta. Viví una etapa gloriosa a la que me costó llegar, ahora vivo otra ilusionante y diferente, pero sin eso que amas tanto y que te ha hecho sentir tan viva que es el balonmano. Hay que suplirlo con otras muchas cosas. Por suerte tengo mucho trabajo, sigo ligada al balonmano, al deporte. Me sigo sintiendo especial dentro de este mundo y buscando ese camino de después. 

Es importante que se hable de la depresión tras la retirada de la élite. Por ahí pasan muchos deportistas...

No fue mi caso, pero es algo natural y doloroso. Y hay que hablar de ello. Yo siempre digo que es muy fácil sumarse a la fiesta cuando el deportista está en su momento más épico, pero qué pasa cuando se retiran. Vamos a preocuparnos de ellos, a ofrecer un apoyo psicológico, emocional, un trabajo, una formación. Yo he tenido mucha suerte con mi familia porque la he tenido para todo. Y eso es muy importante.

¿Qué tal va su entrenamiento para el maratón?

Muy bien. Estaré en el de Sevilla. Voy a sufrir, pero cuando me propongo cosas voy a por ellas. Tengo buena base y buen gen. Terminó la etapa como balonmanista y ahora tengo este reto como corredora. Cuando terminas una etapa como la que yo he vivido, tan afortunada y tan exitosa, vas buscando esas nuevas sensaciones que te hagan sentir activa. La vida son retos.

¿Cuánto entrena?

Entreno cuatro o cinco días a la semana. El plan me lo pasan Abel Antón y Martín Fiz que son los embajadores del maratón. Y luego hago también gimnasio, core, abdominales, lumbares y flexiones, pero sobre todo, correr.

Su mensaje para la final.

Quiero enviar a las jugadoras mucho flow. Cuando nosotros lo teníamos significaba que jugábamos, sonreíamos y las cosas salían. A la afición le pido transmitir nuestros mejores deseos. Que pongamos la pasión y vibremos. Que sintamos. Mi padre me repetía mucho una frase que utilicé también en mi retirada. El talento te hace destacar, pero el corazón te hace trascender. Esto lo tienen Las Guerreras.