ATLETISMO | MUNDIALES | 5.000

Los tres Ingebrigtsen siguen con el ‘reality’ en la final de 5.000

Tres hermanos estarán hoy en la final de 5.000 de los Mundiales de Doha. ¿Africanos? No, noruegos. Son Henrik, Filip y Jakob Ingebrigtsen.

Doha
0
Los tres Ingebrigtsen siguen con el ‘reality’ en la final de 5.000
GIUSEPPE CACACE AFP

Tres hermanos estarán hoy en la final de 5.000 de los Mundiales de Doha. ¿Africanos? No, noruegos. Son Henrik, Filip y Jakob Ingebrigtsen, esa familia escandinava cuya vida se relata en un reality de la TV2 Noruega y en la que el líder es Gjert, el padre y entrenador de la saga. “No creo que quieran trabajar juntos, hay demasiado riesgo y tienen fortalezas y debilidades que no se pueden coordinar”, explicaba el patriarca a las televisiones de su país que se desplazan en tromba para seguir este fenómeno.

Sí hicieron táctica conjunta en los 5.000 de los Europeos de Berlín, donde Jakob, el más pequeño y prodigioso de los Ingebrigtsen hizo un fantástico doblete (ganó también el 1.500). Porque Jakob, que fue recalificado a esta final tras pisar fuera, es un caso brutal. Tiene 19 años y corrió este año en 13:02.03 y en 3:30.06 los 1.500. Los dos récords de la casa por delante de FIlip, de 26 años, y Henrik, de 28 y ya casado y con hijos. Los dos también fueron campeones continentales alguna vez y Filip fue bronce mundial en 2017. Sólo que siempre destacaron en 1.500, en el que están inscritos Filip y Jakob.

Los Ingebrigtsen son un producto elaborado a largo plazo, porque desde que eran niños Gjert los llevaba a entrenarse, los despertaba antes de ir al colegio. Allí hacían esquí de fondo en un garaje de Sandnes, la ciudad petrolera de Noruega donde se han forjado estos talentos, que hacen muchos de sus rodajes en cinta por el tiempo hostil. También hacen concentraciones por Europa (Huelva, Saint Moritz... ) y usan científicamente el test de lactato. Además, un fisiólogo llamado Leif Inge Tjeta analiza sus niveles de oxígeno máximo desde que comenzaron. Hoy tienen un reto mayúsculo. Desafiar a los africanos (Barega, Edris, Kimeli...).

Más Noruega, Warholm ataca el récord mundial

Las cámaras de la televisión noruega que están en Doha no sólo se agolpan en torno a los Ingebrigtsen, también lo hacen sobre Karsten Warholm, el otro prodigio de Noruega, que atacará el récord del mundo en la final de los 400 vallas. Tiene 46.92, el tope de Kevin Young en Barcelona 1992 es 46.78. Warholm atraviesa un estado de forma colosal, como demostró en las semifinales, en las que se paseó a lo Bolt. Pero no sólo será un duelo de Warholm contra el reloj, porque frente a él estarán Rai Benjamin y el ídolo qatarí Abderrahman Samba, ambos con 46.98. Será una de las finales más atómicas de estos Mundiales.