ATLETISMO | MUNDIALES | LONGITUD

El 'rastaman' Gayle pincha un reggae de oro en longitud (8,69)

El jamaicano sorprendió al favorito Echevarría con un salto que le coloca como el décimo mejor de la historia. Cáceres terminó séptimo, primer finalista español.

Doha
0
El 'rastaman' Gayle pincha un reggae de oro en longitud (8,69)
KIRILL KUDRYAVTSEV AFP

Un rastaman llamado Tajay Gayle quitó de un plumazo la ‘salsa cubana’ y pinchó reggae en el estadio Khalifa. Fue en la final de salto de longitud de los Mundiales de Doha. El jamaicano de 23 años tiene el oro con un salto potentísimo, de 8,69, que desestabilizó por completo a Juan Miguel Echevarría, el gran favorito, que se quedó con un ínsipido bronce (8,34) tras Henderson (8,39, plata) y Gayle (8,69). Fue una guerra psicológica, que Gayle comenzó muy pronto...

Gayle es discípulo de Stephen Francis, el gurú jamaicano que dirige a Shelly Ann-Fraser, Elaine Thompson, Asafa Powell... en el MVP Club, a las afueras de Kingston. Allí Tajay, que se clasificó último para la final, ha ganado una mentalidad competitiva que sacó a relucir al máximo ya en el primer intento. El primer bombazo fue de 8,46, 13 centímetros por encima de su marca, y un aviso a sus rivales, que estaban en shock. Echevarría arrancaba en 8,25 y mejoraba hasta a 8,34 en el tercero. Su rostro estaba afectado, no encontraba ese flow de los días de 8,65 y 8,68… Y quedaba otro golpe por llegar…

Gayle comenzaba como líder el cuarto intento y estaba liberado. “Tenía que hacer algunos ajustes en mi carrera y los conseguí”, decía. Y. ¡Pum! Se fue hasta 8,69, que le coloca como décimo de la historia. Eso destrozó a los rivales, sobre todo a Echevarría, que ya no mejoraría. La primera gran sorpresa de los Mundiales estaba consumada y la trajo Tajay Gayle: “Estaba concentrado en una sola cosa: volar”.

“Me dejó todo un poco alucinado, pero es que las finales son otro mundo”, decía Eusebio Cáceres, que fue séptimo con 8,01 y regresó a una final tras Moscú 2013. “Como se estaba saltando tanto, no podía buscar un 8,10, porque no servía para nada. Y no tenía más. Lo bueno es que pude competir y disfrutarlo”, explicaba el Saltamontes de Onil. “Sí es que la calidad de la longitud está subiendo muchísimo, mire cómo saltó Tajay”.

Gayle, que batió el récord de su país, es el primer jamaicano de la historia que gana una longitud en los Mundiales, y el 8,70 supone el tercer mejor oro de siempre tras el histórico de Mike Powell en Tokio 1991 (8,95, récord mundial) y el de Iván Pedroso en Gotemburgo 1995 (8,70). “Esto es increíble. ¡Soy el campeón mundial! No tengo ídolos, ni nada parecido”. No era Bolt, era un rastaman, que llevó el reggae al Golfo Pérsico: Tajay Gayle. Un tipo tranquilo: “Lo celebraré viendo una película”.