Competición
  • Clasificación Eurocopa

BALONMANO

Maite Zugarrondo deja el Bera Bera para cuidar de sus 'hijas'

Maite Zugarrondo

La portera del equipo donostiarra, de 30 años, vive con dos sobrinas menores que tiene en acogida, y los viajes le impiden la conciliación

Cinco temporadas después de salir del Alcobendas para jugar de portera en el Bera Bera, a una semana del final de Liga que aún pelea su equipo con el Rocasa canario, Maite Zugarrondo (Pamplona, 30 años) tomó la palabra para decir adiós: "Me vuelvo a Pamplona. No puedo compaginar mi vida como madre soltera con la práctica del balonmano profesional".

Maite lleva dos años atendiendo a dos sobrinos que tiene acogidos, y en su adiós tuvo palabras de elogio para el club, que permitió que viviese en un piso con ellos en vez de compartirlo con otras compañeras, como es la norma del club donostiarra. También agradeció a sus compañeras el trato que le han dispensado "porque han sido unas auténticas izebas (tías en vasco)", dijo.

Seguramente en un deporte con mejores salarios Maite podría seguir en el balonmano profesional, "porque con un mejor sueldo podría contratar a una persona que cuidase de ellas (la mayor de seis años) cuando yo viajase", ha asegurado la navarra, pero los sueldos en el balonmano femenino (y en muchos masculinos) no superan los 1.500 euros.

En una situación semejante está Leire Aramendía, también navarra, de 26 años, que llegó a Bera Bera procedente del Alcobendas, y que tambièn abandona para dedicarse a su trabajo como bioquímica: "Es imposible compatibilizar el deporte y el trabajo profesional". Para ella es adiós definitivo al balonmano, mientras que Maite posiblemente siga ligada a algún club de Pamplona (salió del Anaitasuna) en la parte burocrática,