Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores
  • Copa Argentina
Champions League
Young Boys Young Boys YB

-

E. Roja E. Roja ESR

-

Olympiacos Olympiacos OLY

-

FC Krasnodar FC Krasnodar KRA

-

D. Zagreb D. Zagreb DZA

-

Rosenborg Rosenborg RSG

-

Copa Libertadores
Copa Argentina
All Boys All Boys LLB

-

Central Córdoba (Santiago del Estero) Central Córdoba (Santiago del Estero) CSE

-

CON EL APOYO DE LA FEDERACIÓN CATALANA Y LA GENERALITAT

Los clubes náuticos catalanes se rebelan contra la Ley de Costas

Los clubes náuticos catalanes se rebelan contra la Ley de Costas

La modificación de la ley en 2014 no permite a los clubes de plata tener más de 300 metros cuadrados de superficie.Once de ellos pueden desaparecer por esta normativa.

La Federación Catalana de Vela (FCV) y la Generalitat de Catalunya están pendientes de las alegaciones presentadas contra la Ley de Costas del Estado aprobada en el 2013, que que puede provocar la desaparición de once clubes náuticos catalanes cuya superficie de playa supera los 300 metros cuadrados.

Uno de ellos, el de Cabrera de Mar (Barcelona), ya ha cerrado sus puertas, y, ante el peligro que corren los otros diez, la Federación Catalana realizó una serie de acciones por medio de una campaña con el lema 'Defensem la Vela' (Defendamos la Vela) y con nombres como la medallistas olímpicas Natalia Vía-Dufresne o Sandra Azón quienes apoyan la movilización iniciada por la FCV.

"La vela es el deporte que más medallas ha dado a España en los Juegos Olímpicos, con un total de 19 y muchas son catalanas.Esta ley es un ataque incomprensible, ya que se han aplicado muchas excepciones en otros sectores", recordó Azón.

Pese a que la ley fue aprobada en 2013, y el reglamento en 2014, la amenaza de cierre para los clubes afectados llega ahora, toda vez que la moratoria para regular su situación expiró en el verano de 2018.

Xavier Torres, presidente de la FCV indicó que se han tratado de evitar los cierres por la vía técnica; por la jurídica, mediante alegaciones; y por la política, con reuniones con la Generalitat, con la delegación del Gobierno y con el Consejo Superior de Deportes (CSD).

El primer club en cerrar fue el de Cabrera de Mar, a principios de año, a pesar de que  había presentado varios proyectos y solicitudes al ministerio. Nunca recibió respuesta. La entidad llevaba 32 años sin concesión y nadie había actuado. Otro club, el de Pineda de Mar, que ya ha recibido la misma notificación.

"Si un club tiene que renovar su licencia y tiene más de 300 metros cuadrados, no puede. Sin embargo, si el local de al lado es un restaurante que excede esa superficie, sí puede hacerlo", explicaba el presidente de la FCV.

Además, la normativa actual de la Ley de Costas pone en peligro también a los 63 clubes náuticos que existen en el litoral catalán.

El gerente de la Federación Catalana de Vela, Josép Seguer, comentó en su momento que "esta situación no la esperaba nadie y no se ha producido en ningún otro club de España; ni en la Comunidad Valenciana, ni en Andalucía, ni en Galicia".

Al requerimiento de la Demarcación de Costas recibido por Club Náutico de Cabrera de Mar instándole al cese de la actividad por no disponer de los permisos reglamentarios se pueden unir en breve otros diez: Club Marítimo Castelldefels, Club Vela Canet de Mar, Club de Mar Sitges, Club Marítimo Torredembarra, Club Náutico Castelldefels, el Club Maritimo Cubelles, El Club Vela Calella, el Club Marítimo Vilasar de Mar, el Club Náutico Betulo (Badalona), y el Club Náutico de Pineda de Mar.

Según la Federación Catalana, esto sólo serían el preámbulo del cese de otros muchos a medida que fueran culminando las concesiones que hoy tienen.

En los requerimientos se reclaman las llaves de la entidad, imponiendo multas de 60.000 euros que deben ser pagados por los responsables del club (presidente y/o junta directiva) y recargos de 20 euros por metro cuadrado de espacio ocupado y día transcurrido desde la recepción del mismo.

Esos requerimientos están basados en la superficie de las instalaciones techadas que tienen dichas instalaciones que siempre superan los 300 metros cuadrados, máximo que permite la Ley de Costas. Los mismos no afectan a los clubes náuticos con sede en un puerto.

Manifestación en Barcelona

Representantes de los clubes náuticos catalanes se concentraron el 25 de abril pasado en Barcelona para exigir una modificación del Reglamento General de Costas, Centenares de deportistas, técnicos y presidentes de clubes náuticos se congregaron en la Avenida Catedral de capital catalana para reclamar un cambio de la reglamentación.

En el acto leyó un manifiesto dirigido a la Demarcación de Costas del Ministerio para la Transición Ecológica del estado para instarle a una modificación del reglamento.

En él mismo se pedía la renovación de las concesiones con los mismos metros cuadrados que tienen actualmente, tal como pueden hacerlo los restaurantes de playa.

También que algunos clubes por su singularidad fuesen considerados bienes de interés local y que en el futuro las nuevas instalaciones náuticas puedan superar como mínimo los 550 metros cuadrados para el desarrollo de su actividad.

La Generalitat presente alegaciones

El 2 de mayo pasado, el Departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat presentó una alegación a la modificación de la Ley de costas que ha abierto el gobierno para que los clubes de vela puedan tener una superficie máxima de 700 metros cuadrados ante el requisito actual, que exige como mucho sean 300.

Paralelamente, la Generalitat también propuso que los clubes históricos que tengan que renovar la concesión puedan hacerlo sea cuál sea su superficie actual, tal como el ejecutivo español lo permitió hacer con los locales de restauración en el 2014.

También se solicita que los 300 metros cuadrados máximos se puedan flexibilizar, de manera que 300 puedan ser para actividades náuticas y 300 para actividades sociales.

En caso de que estas alegaciones no sean atendidas, la Generalitat no descarta asumir la gestión de las concesiones de estas instalaciones.

Según comentó el conseller de Territori, Damià Calvet, "la combinación de todas las alegaciones podría salvar la totalidad de los clubes", aunque añadió "siempre habría ajustes a hacer y habría que analizar cada caso individualmente y junto con los mismos clubes y la Federación".

Actualmente, hay 68 clubes náuticos federados, 32 de los cuales son de playa, y hay 40.000 licencias. Todas las instalaciones están regidas por normas estatales. Siguiendo los criterios marcados por las normativas técnicas de instalaciones deportivas del Consejo Superior de Deportes se establecen unos requisitos técnicos mínimos de programa para un centro deportivo con una superficie mínima de 550 metros cuadrados,a que se tienen que sumar los necesarios de servicio de bar/restaurante.

Por todo ello es imprescindible modificar la superficie máxima en el caso de concesiones de edificaciones destinadas a actividades deportivas de carácter náutico. "No se entiende como no se quiere aplicar una excepción a unos clubes con miles de socios que organizan decenas de competiciones deportivas, clave para el futuro de este deporte", apuntó Xavier Torres.