Competición
  • Clasificación Eurocopa

POLIDEPORTIVO

Tiger Woods y otros regresos estelares: Nadal, Ali, Jordan...

Tiger Woods y otros regresos estelares: Nadal, Ali, Jordan...

Diario As

Tras pasar un calvario, tanto personal como social, Tiger Woods ha vuelto a la cima con su victoria en Augusta. Recordamos otros casos similares.

Tiger Woods está de vuelta. Quizá, para algunos, nunca se fue, pero uno de los grandes iconos mundial de la historia del golf está de nuevo en la cima. Once años después, El Tigre volvió a ganar un major (desde que lo hiciera en el US Open) tras conquista su quinta chaqueta verde. La primera fue en 1997, y mucho ha llovido desde entonces. Especialmente desde 2009, cuando se mostró la peor cara de Tiger: infedelidades, accidentes de tráfico, fichado por la policía ... Todas las marcas comerciales le abandonaron, su carrera estaba prácticamente acabada, o eso parecía. Con su victoria, El Tigre dejó claro una vez más en el mundo del deporte que, los grandes, siempre vuelven.

Michael Phelps, de 'dejarlo' a convertirse en el deportista más laureado en la historia olímpica

Tras los Juegos de Londres, en 2012, la carrera de Michael Phelps dio un vuelco. El Tiburón de Baltimore anunció su renuncia a la competición. Y en 2014 cambió de mentalidad, pero su vida ya no era la misma. Phelps pasó días muy duros: drogas, alcohol, detenciones y paso por una clínica de rehabilitación. Meses muy negros para Phelps, que tenía la intención de competir en Rio 2016, pero no pudo participar en los Mundiales de 2015, algo que dejó aún más tocados sus planes. Sin embargo, Phelps se levantó, acudió a Río y ganó seis medallas olímpicas más para sumar un total de 28, 23 de las cuales de oro. Nadie tiene un número tan alto de metales.

Michael Phelps con todas sus medallas olímpicas

Jordan volvió para ganar tres anillos más

En 1993, y con tres anillos de la NBA en sus manos, Michael Jordan lo dejó. Era el mejor, pero el escolta de los Bulls decidió marcharse en lo alto para practicar otra de sus pasiones:el béisbol. No le fue bien, ni a su equipo desde su marcha. Por ello, en 1995 Jordan decidió volver, y siguió siendo el mejor. Tres anillos más para sumar un total de seis, todos con Chicago Bulls, y ser, casi por decisión unánime, el mejor de la historia. Se retiró en 1998 de nuevo y volvió en 2001, esta vez con los Wizards. No ganó más anillos, pero siguió deslumbrando hasta el final. 

Muhammad Ali, sin licencia para boxear por no unirse al ejército

En 1967, Muhammad Ali se negó a unirse al ejército estadounidense (le obligaban) para participar en la Guerra de Vietnam. Él no estaba de acuerdo, ya que era totalmente contrario a esos movimientos, y las distintas federaciones de bóxeo le retiraron la licencia. Era el gran dominador de la década de los 60, pero estuvo tres años y medio sin poder competir. Volvió, y cayó ante Frazier, pero tuvo revancha y la ganó. Y especialmente, se hizo con la victoria ante Foreman en 1974, nombrada como muchos la pelea del siglo.

Ali volvió a la cima tras su suspensión

Nadal y Federer, de tocar fondo a la cima del tenis

En el caso de Federer, la final del Open de Australia de 2017 marcó un antes y un después. Se antojaba difícil para muchos que volviera a haber una final entre Nadal y Federer, y en Australia 2017. El suizo, tras una larga sequía desde Wimbledon 2012, volvió a saborear un Grand Slam cinco años después. Ahora tiene 20 con 37 años. Nadal ha tenido varios regresos tras llegar a estar hundido, especialmente por las lesiones. Se perdió los Juegos de Londres en 2012, donde iba a ser abanderado. En 2012 y 2014, el balear llegó a tocar fondo para salir de nuevo a flote. Tras una sequía en Roland Garros en 2015 y 2016, momentos críticos, volvió a ganar en 2017. Y en 2018. Ya suma once, y esta temporada buscará el duodécimo.

Lauda sobrevivió a las llamas y volvió a ser campeón

Niki Lauda tuvo un duro revés en su carrera en Nürburgring (Alemania) en 1976. Tras ganar el mundial de 1975 de Fórmula 1, Lauda llegaba a la cita alemana también como líder. En esa carrera, su coche se incendió tras un accidente y su cuerpo se llenó de unas quemaduras que casi le llevan a la muerte. Se salvó y tan solo dos meses después se volvió a subir a un F1. Se hizo con su segundo título en 1977 y con el tercero en 1984.