REMO | OXFORD-CAMBRIDGE

Adriana Pérez: "En la calle nos gritan: ¡Ánimo, Cambridge!"

Adriana Pérez: "En la calle nos gritan: ¡Ánimo, Cambridge!"

Adriana Pérez Rotondo (Madrid, 23 años) es la única española que estará mañana en la mítica Oxford-Cambridge. Remará en el ‘Blondie’, el segundo barco de Cambridge.

-Una española con Cambridge en la mítica regata Oxford-Cambridge, ¿cómo es eso?

-El año pasado vine a Cambridge a hacer un máster de matemáticas y física teórica y empecé a remar en mi college (Newnham). En verano entré ya en el equipo de la universidad y estuve en el período de selección para la Oxford-Cambridge. Es bastante duro, porque van cortando gente todo el tiempo hasta que quedan las que van a la regata, que es la cúspide del año. El trabajo funcionó, porque he entrado en el segundo barco, el Blondie. Algunas llevan entrenándose 12 años.

-¿Nunca antes remó?

-No, nunca. Nací en Madrid y estudié en Estados Unidos, en Columbia, donde había remo, pero ni se me ocurrió. Me encantaría competir con la Selección española, el objetivo es estar en el primer barco en 2020, que me quedan tres años aquí.

-La Oxford-Cambridge nació en 1829, es pura tradición, ¿cómo se vive en Inglaterra?

-Lo retransmite la BBC y es uno de los eventos más vistos. Vienen a ver la prueba 500.000 personas. Lleva la tele una semana instalando cables y la gente por la calle te ve vestida de azul de Cambridge y gritan: ‘Venga, ánimo el domingo’. En el entrenamiento oficial cierran el río, está lleno de público.

-¿Hay pique con Oxford?

-Sí, hay muchísima rivalidad. Ni nos hablamos, esta semana nos vemos, pero no salimos al mismo tiempo... Este tipo de competición la hay en casi todos los deportes, pero el remo es de lo más prestigioso. Una de las cosas bonitas de esta carreras que no existe sin contrincante. Así que los dos equipos tienen que ser fuertes.

-Oxford y Cambridge brillan por la excelencia académica.

-Ahora hago un doctorado de neurociencia teórica. Una de las dificultades es que tienes que tener un nivel profesional y de estudios muy alto. Hay que manejar ese estrés. Este deporte es muy intenso, es individual en el sentido que tienes que ir al límite propio y a la vez estás en equipo. Somos ocho chicas por barco y con el timonel, que es la novena.

-¿Cómo conviven el equipo del Blondie?

-Por ejemplo, ahora llevamos una semana viviendo juntas en Londres, el ambiente es fantástico y es clave tener armonía. Te permite estar próxima, hacemos visualizaciones... Tenemos nuestros rituales, saltamos, hacemos cosas estúpidas, pero hace efecto. El día de la prueba intentaré meter la cabeza dentro del barco, pero con gritos y miles de sonidos fuera. Habrá que aguantar los 20 minutos al máximo y concentradas en la voz de la timonel.