Competición
  • Champions League

FÚTBOL SALA | NUEVA ZELANDA

El portero de la selección, asesinado en los atentados

El portero de la selección, asesinado en los atentados

Atta Elayyan, de 33 años, falleció en los ataques terroristas a las mezquitas de Christchurch en los que fallecieron cincuenta personas.

Atta Elayyan, guardameta de la selección de fútbol sala de Nueva Zelanda, es uno de los fallecidos en el ataque perpetrado el viernes contra dos mezquitas en la ciudad de Christchurch, informó la Federación de Fútbol del país oceánico (NZF).

La Federación lamenta la noticia del fallecimiento de Elayyan, de 33 años y que había sido internacional con los 'Futsal Whites' absolutos en diecinueve ocasiones.

Según la NZF, Elayyan estaba orando en la mezquita Al Noor próxima al parque Hagley y su familia ha confirmado que es una de las cincuenta víctimas mortales.

Nacido en Kuwait, era un "miembro respetado de la industria tecnológica de Christchurch", casado con Farah y con una hija, Aya.

Andrew Pragnelli, director ejecutivo interino de la Federación, aseguró que era un día "triste" y tuvo un recuerdo para todas las personas implicadas en la tragedia, en la comunicad del fútbol y el fútbol sala del país y en la familia del guardameta.

"Todavía es difícil comprender lo que sucedió en Christchurch el viernes por la tarde. En nombre de todos en New Zealand Football, nuestros pensamientos y oraciones se dirigen a todos los que han sido afectados por estos atroces actos de violencia. Mi corazón está con la comunidad de futsal. Son un grupo muy unido y esta noticia de la muerte de Atta será devastadora para todos los que participan en el juego. Sentimos su dolor y su pena", dijo Pragnelli.

Josh Margetts, director de desarrollo del fútbol sala en Nueva Zelanda, era compañero de equipo de Elayyan en los Futsal Whites y se sintió destrozado al enterarse de la noticia.

"Atta fue un gran hombre y muy apreciado por todos los integrantes de la plantilla de Futsal Whites y de la comunidad futbolística. No hay palabras para resumir cómo nos sentimos todos. Hay un gran daño en nuestros corazones al conocer la pérdida de una gran persona y una buena pareja. Se le echará mucho de menos", manifestó.