RUGBY | 6 NACIONES

Italia perdona y Penaud rescata a Francia de otro ridículo

Seis Naciones 2019

ALBERTO PIZZOLI

AFP

Demasiados errores azzurri a las puertas del ensayo. El Gallo, sin ideas, aprovechó tres zarpazos para cerrar el torneo con su segunda victoria.

El Italia-Francia se jugó con las cartas boca arriba. Sin engaños. La cruda realidad que muestra qué son a día de hoy los Azzurri (nada nuevo) y por dónde se mueve el Gallo. Que ganó (14-25), es cierto, pero volvió a estar cerca de otro ridículo. Porque Italia tuvo el partido, muy cerca, pero por algo es Italia.

Perdonó demasiado y sus errores a escasos centímetros de la línea de marca le condenaron una y otra vez. Acabó jugando en superioridad por la amarilla de Chat y en vez de aprovecharlo todavía tuvo tiempo Francia de hacer su tercer ensayo. Tres zarpazos, tres jugadas con cierta dosis de creatividad. Nada más. E Italia, que tiene toda la voluntad del mundo pero es frágil como el cristal, no le quedó más remedio que lamentarse de lo que habría sido un buen cierre de 6 Naciones.

Desaprovechó Francia una buena oportunidad de ganar algo de crédito como visitante. Pero ese bonus ofensivo que se le exige siempre a cada rival de Italia nunca estuvo cerca. Se adelantaron lo de O'Shea con dos pateos a palos de Allan. Una buena ruptura de Médard con Penaud sirvió para que Dupont hiciera el primer ensayo. Luego Ntamack estiraría las diferencias hasta el 6-10 pero a Italia, que ni siquiera tiene suerte, no le dio para remontar. Un balón largo, botando, se estrelló en el acolchado del poste cuando Zanon se disponía a ensayar. Luego comenzaron a llegar todas esas oportunidades en línea de marca. Touch, maul, fases de empuje... y adelantado. Una y otra vez. Así hasta el descanso. Italia dejaba con vida a Francia.


Allan recortó a la salida de vestuarios, pero Huget, en una buena incursión por la esquina ponía el segundo ensayo para Francia. Parecía que el partido se podría romper, pero no. Para colmo, Allan perdonó un pateo a palos sencillo. Tebaldi, engañando en un ruck, logró colarse y posar el oval para el 14-17. Allan fallaba la transformación, pero Francia seguía a tiro. Un drop pasado por Ntamack mandaba a Francia con otra cómoda ventaja, pero Italia no se rendiría. Lo intentó. Una y otra vez. Y se estrelló. Más por errores propios que por acierto de la defensa francesa. Los malditos adelantados.

A diez minutos para el final, y tras una serie de penaltis, Chat vio amarilla y el Gallo jugaría con uno menos. Cuando el ensayo de Zanon parecía cantado, Penaud metía la mano a tiempo y forzaba el adelantado. Salvaba así a Francia de la derrota y a continuación, tras una patada de Serin que Ntamack birlaba en el aire a Hayward, el propio Penaud sellaba el partido mientras Ghiraldini, con la pierna izquierda destrozada, lloraba desde el banquillo. Se acabó el 6 Naciones para Italia, que volvió a ser Italia. Y para Francia, que sigue alejándose de lo que todos esperan que sea Francia algún día.