Competición
  • Champions League
  • LaLiga SmartBank

RUGBY | 6 NACIONES

Gales derriba Murrayfield y ya enfila el Grand Slam

Seis Naciones 2019

ANDY BUCHANAN

AFP

Escocia sólo inquietó en la segunda parte. Al Dragón sólo le falta batir a Irlanda en el Principality para llevarse el torneo con pleno de victorias.

Apenas 80 minutos separan a Gales de lograr el Grand Slam, un pleno de victorias que se le resiste desde 2012. Al Dragón, que ganó en Murrayfield sudando lo justo (11-18), sólo le queda batir a Irlanda en el Principality. Pero claro, el Trébol podría tener opciones de título (si gana este domingo a Francia en Dublín), por lo que se antoja una gran final. De por medio, Inglaterra, que no se rinde y que cree en que un hipotético empate a victorias (4-1) le deje como vencedor.

A pesar de que la trayectoria de Escocia en este 6 Naciones no estaba siendo buena, se esperaba algo más del Cardo. Y a Gales, que tuvo el partido donde quiso, le faltó rematar la faena antes del descanso. Porque después apretaron los de Townsend, pero las carencias saltaron a escena. Una Escocia a la que ahora le cuesta un mundo ensayar, cuando en 2018 mostraba un juego ofensivo alegre y efectivo. Eran otros tiempos. El que debía ser el choque más importante de la jornada acabó siendo aburrido. Mucho tanteo en los primeros minutos, hasta que Adams, uno de los más destacados de este 6 Naciones, se coló por la banda esquivando el placaje de Kinghorn.

Levantaba así Gales un golpe de castigo pasado entre palos por Russell minutos antes y que supondría el único momento en el que el Cardo estaría por delante. Tardó 20 minutos en hacer algo a la mano el conjunto de Townsend tras una ruptura de Graham que acabó con un penalti pasado por Russell (6-7). Anscombe estiró el tanteo apenas unos segundos después y cuando Gales apretó llegó el segundo. Otra vez una jugada con Parkes, Anscombe y ahora Jonathan Davies evitando el placaje de Horne (6-15). Tuvo un pateo sencillo Anscombe, que se fue al poste y el rebote casi acaba en el tercero. Todavía, para mostrar aún más la debilidad escocesa, una touch a favor se la metió en su zona de ensayo, aunque el Dragón no aprovechó la melé a 5 metros por culpa de un avant.

Se le ocurrió a Escocia dar un paso al frente tras el descanso, por suerte para el espectador. Casi 20 minutos de ataque sin premio. En los que los galeses, cómodos todo el partido, defendían sin tampoco demasiado esfuerzo. A Gilchrist le sacaron un ensayo sobre la línea y luego la entrada de recambios como Hastings o McGuigan dieron otro aire. El momento escocés llegó con el posado de Graham en el 57', celebrado casi como un título. Con el 11-15 y 20 minutos por delante, en Inglaterra e Irlanda soñaban con otro arreón del Cardo para abrir el 6 Naciones. El Dragón buscó estirar el tanteo y en una contra, tras una patada defensiva de Parkes, Adams casi caza el balón. Siguió la acción y el propio ala firmó un avant.

La entrada de Hamish Watson (que debutaba en esta cuarta jornada, de ahí quizá el bajón del Cardo), estimuló a Escocia. Un tercera línea que se echa a todo un país a sus espaldas, pero que sigue siendo insuficiente. Gales aguantaba, el reloj corría, el Cardo prefería buscar el ensayo en vez de acercarse con pateos de forma más paulatina, y esa baza salió mal. Sobre la bocina pasó otro golpe de castigo Anscombe y con ese 11-18 a Gales sólo le quedarán 80 minutos, ante Irlanda, para firmar el Grand Slam en el Principality. No está hecho. Queda una final, y se antoja realmente interesante.