Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Euroliga
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Bundesliga
Ligue 1
Niza Niza NIZ

-

PSG PSG PSG

-

Euroliga
Olympiacos OLY

-

Zenit San Petersburgo ZEN

-

SALTOS DE TRAMPOLÍN

"Fui acosada y recibí pornografía y todo por ser una mujer que practica sexo"

La saltadora de trampolín brasileña Ingrid Oliveira.

Instagram @ingrid.oliveira96

La saltadora brasileña Ingrid Oliveira dio su versión en UOL Esporte sobre el incidente en el que se vio implicada en los Juegos de Río tras filtrarse que mantuvo relaciones sexuales.

Ingrid Oliveira quiso contar su versión sobre el escándalo que le salpicó durante los Juegos Olímpicos de Río 2016, cuando apareció en medios de todo el mundo tras filtrarse que mantuvo relaciones sexuales con el canoísta de slalom Pedro Gonçalves en la Villa Olímpica, un hecho que estuvo cerca de costarle la expulsión de la competición y por el que se sintió acosada.

En una confesión escrita por ella misma en el portal brasileño UOL Esporte, Oliveira cuenta el temor que tenía cuando la gente le paraba por la calle. "A veces las personas me paran por la calle y me preguntan '¿Eres Ingrid?' y espero a continuación '¿de la olimpiada?' y ya me imagino a la persona leyendo aquellas noticias hablando de mí: maratón de sexo salvaje, orgía, polémica. A la gente le gusta utilizar esa palabra para hablar de mí. 'Polémica'. Eso cuando no hablan de mi culo. Un día abrí mi Instagram y vi que Calvin Harris, uno de mis DJ's favoritos, me seguía. Cualquier chica diría '¡Ay Dios!' Pero todo lo que pensé fue: '¿Será que esto también llegó a sus oídos? ¿será que también leyó eso?' Para que entendáis el tamaño de esto.

Oliveira denuncia que recibió pornografía tras conocerse su incidente y también criticó el trato que le dieron los medios. "Fui acosada por el todo el mundo. Me han asediado. Recibí pornografía. Recibí propuestas para hacer programas sexuales, no de televisión. Y perdí trabajo. Fui atacada por medios del mundo entero. En la Wikipedia me definieron como "'la niña que hizo pértiga'". Crearon una historia que repetían, repetían y repetían. Pusieron etiquetas, diseminaron mentiras, escribieron historias que no viví. Todo porque soy una mujer que tiene sexo. Es hora de contar quién soy yo y lo que he vivido".

La saltadora de trampolín no tuvo reparos en contar lo que de verdad sucedió esa noche en la Villa Olímpica. "Si estás leyendo esto, sé lo que quieres conocer: el asunto de la Olimpiada. Te voy a contar la verdad. Llevé a Pedro Gonçalves (remero de slalom brasileño) a mi habitación. Pero no fue en la víspera de la competición de ninguno de los dos. No pasó la noche conmigo. No expulsé a nadie de la habitación y no me expulsaron de los Juegos. Conocí a Pedro en los Juegos Panamericanos de Toronto pero sólo por redes sociales. En los Juegos nos encontramos y empezamos a hablar y al final quisimos algo más. Antes de la ceremonia de apertura hablé con mi compañera de habitación para ver si podía llevarle allí. Me dejó. No fui la única. Muchos también lo han hecho en otras competiciones".

Oliveira destaca que las relaciones sexuales en los Juegos Olímpicos. "Teníais que haber visto el número de condones que repartieron en la Villa. ¿Qué eran, para hacer globos? Bolt se llevó a una chica sin credenciales a la habitación y hubo gente que hizo Tinder para ligar. Pero esos casos no se filtraron. La noticia mía se filtró y el COB lo descubrió. Me llamaron de urgencia mientras estaba comiendo y nos dijeron a Pedro y a mí que nos expulsarían, pero no lo hicieron porque teníamos un historial impecable. Varios días después nos dijeron que esto saldría en los medios. No pude dormir. En pocas horas la noticia estaba en medios de todo el mundo. Pasé de 90.000 a 250.000 seguidores en Instagram y mucha gente me insultó. Lloré durante todo el entrenamiento. Hice la serie y no sé cómo. Debí perder 15 litros en lágrimas".

Sin embargo, poco a poco Oliveira fue superando la presión a la que se vio sometida. "Lo que hice estuvo mal y soy consciente de ello. Me torturé mucho pero me di cuenta de que el trato que recibía no era justo. La historia fue totalmente distorsionada en los medios. Quería contar mi versión, pero me decía "no es el momento". Sólo una noticia iba a mi favor. El título era: 'su madre también tiene sexo'. Me hizo muy feliz que alguien entendiese el machismo que sufrí".