Competición
  • Clasificación Eurocopa

ATLETISMO | BEITIA

"Desde Londres sabíamos que esa medalla era nuestra"

"Desde Londres sabíamos que esa medalla era nuestra"

EUROPA PRESS - Archivo

EUROPA PRESS

"Me siento feliz", dice Ruth Beitia, campeona olímpica de Río 2016, pero "se rompe el lado romántico de recibir una medalla en el estadio y el aplauso del público".

"Tanto Ramón Torralbo como yo sabíamos desde Londres que la medalla era nuestra", ha afirmado la saltadora española Ruth Beitia, para quien, con la decisión de otorgarle el bronce de los Juegos Olímpicos de 2012 como consecuencia de la sanción impuesta a la rusa Svetlana Shkolina, "se ha hecho justicia".

Beitia ha respondido así al ser preguntada por el laudo del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) por el que Shkolina será desposeída de sus resultados de forma retroactiva desde el 16 de julio de 2012 hasta el 14 de septiembre de 2014.

"Me siento feliz", ha reconocido la campeona olímpica de Río 2016, pero ha matizado que esa felicidad es "un poco contenida", porque, explica, "se rompe el lado romántico de recibir una medalla en el estadio y de recibir el aplauso del público".

No obstante, Beitia prefiere quedarse con el lado positivo que supone que, "cuando venga la medalla, que tardará", una de las cosas que la "llenará de alegría" es que en el momento de la entrega, que cree que se producirá en la sede del Comité Olímpico Español, podrá subir a por ella junto con su "otro 50 por ciento", el entrenador Ramón Torralbo, que la ha acompañado durante toda su carrera.

"Como no la podemos dividir entre dos, irá al Museo del Deporte de Santander como nuestras otras medallas", ha avanzado Ruth Beitia.

Beitia ha hecho estas declaraciones durante la presentación de la LI Sesión de la Real Academia Olímpica Española que se va a celebrar del 14 al 22 de febrero en la Universidad Europea del Atlántico de Santander, en la que dirige el Centro de Estudios Olímpicos.

Sin embargo, la exatleta ha eludido hablar de su nombramiento como candidata del PP a la Presidencia de Cantabria de cara a las próximas elecciones autonómicas y su posterior decisión de apartarse de la vida política, no sólo renunciando a ser candidata, sino también registrando su baja como diputada del PP en el Parlamento de Cantabria.