Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Vuelta a España
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
Vuelta a España
Salinas de Torrevieja - Torrevieja
Corredor Tiempo
-- --
-- --
-- --
Liga Holandesa
FINALIZADO
Willem II Willem II WII

2

FC Emmen FC Emmen EMM

1

FINALIZADO
Heracles Heracles HCL

1

Vitesse Vitesse VIT

1

FINALIZADO
Heerenveen Heerenveen HEE

0

Twente Twente TWE

0

Temas del día Más temas

BALONMANO

El Barça levanta su 23 título nacional de manera seguida

Mem en un lanzamiento

Alejandro García

EFE

Gonzalo Pèrez amargó al ataque del Bidasoa, que tardó 14 minutos en marcar su primer tanto, y así eleva la racha a ocho en la Copa Asobal

La Copa de Asobal de este domingo supone la octava seguida del Barcelona de las catorce que ha ganado. Una plusmarca. Otra, que son ya 23 títulos nacionales consecutivos, otro récord. Y no se sabe, por ahora, dónde está el límite, con un equipo arrollador en todas las líneas que hace imposible que encuentre contestación. La pelea del Bidasoa no tuvo premio. Perdió irremisiblemente por 37-23, pero es que en el descanso ya no tenía opciones: 18-7.

No es que el Bidasoa jugase mal, no es que careciese de opciones, sino que se estrelló en Gonzalo Pérez, que sólo jugó la primera parte: cedió el primer gol en el minuto catorce, y acabó la primera media hora con 11 paradas de 18 lanzamientos (63 por ciento), algo descomunal. Frente a esa aportación queda empequeñecido Rangel, el portero brasileño del equipo vasco, el mejor de los irundarras.

A su ritmo, el Barcelona sumó, y sumó, rotando a todos sus jugadores, mientras que Jacobo Cuétara llegó el momento en que más que dar información técnica a sus hombres les trataba de imbuir de moral para que creyesen en lo que hacían. No se relajó el Barça, y lo destacó Xavi Pascual ("me enorgullece el respeto que ha tenido mi equipo al Bidasoa) y un partido sin historia entrará en la historia.

Pero es que mientras el Barça marchaba viento en poca y tan fresco como una lechuga, los jugadores irundarras, sin tantas posibilidades, bastante hacían por mantenerse erguidos. Ese fue su pequeño premio, mantener el orgullo de un club que regresa a las finales 26 años después.